X
Logo Minería
login

Inicie sesión aquí

SUELOS MEJORADOS (TECNOSOLES) A PARTIR DE RESIDUOS SÓLIDOS PARA LA RECUPERACIÓN DE ÁREAS DEGRADADAS POR LA MINERÍA

Por: Alfredo Gallardo Ríos, especialista en procesos de gestión ambiental, manejo y tratamiento de aguas y cierre de minas.

Introducción 

En los últimos años, Compañía de Minas Buenaventura viene impulsando importantes proyectos vinculados al plan de cierre de la unidad minera La Zanja, de su subsidiaria Minera La Zanja, ubicada en Cajamarca. Y es que conciliar entre lo estrictamente reglamentario y conseguir un equilibrio del entorno ambiental, no son dos objetivos desligados entre sí, todo lo contario, son necesariamente indivisibles.

El tratamiento de aguas durante la operación minera ya nos planteaba grandes retos allá por el 2013, cuando decidimos iniciar un proceso de búsqueda de alternativas y opciones de cierre de componentes enfocados netamente en la reducción de la cantidad de agua ácida y mejora de la calidad de la misma.

Otro de los problemas que enfrenta La Zanja con miras al cierre, radica en la poca disponibilidad de material de baja permeabilidad (arcillas), de fuentes cercanas a la mina. Una de las fuentes usadas para la construcción de los componentes mineros está situada aproximadamente a 100 km de la unidad lo que encarece el costo por el flete, así como de material de grava para los filtros drenantes que son parte de los diseños de coberturas en las ingenierías de cierre que La Zanja había encargado. A ello podríamos sumarle la mala condición química del suelo orgánico y sus difíciles condiciones de almacenamiento en la unidad.

Con estas condicionantes, construimos y adecuamos una zona para realizar pruebas y ensayos de coberturas, donde incluimos el uso de suelos mejorados, suelos artificiales, suelos construidos o comúnmente llamados Tecnosoles. Tecnología desarrollada en Canadá y España para la remediación de espacios degradados por la minería, que consiste en “diseñar” y “construir” suelos con características necesarias para que ayuden en la corrección de los factores que originan o generan la degradación de un ambiente o ecosistema en específico.

El entonces Fondo para la Innovación en Ciencia y Tecnología (FINCyT), hoy Innóvate Perú, órgano adscrito al Ministerio de la Producción (Produce), aprobó un proyecto presentado por La Zanja denominado: “Formulación de cobertura de suelos con residuos mineros que permitan la impermeabilidad, estabilidad física, biológica y geoquímica, para ser usados en el cierre de componentes generadores de drenajes ácidos de mina en Minera La Zanja, Pulan, Cajamarca”, mediante convenio N° 363-INNOVATEPERU-PITEI-2016, que permitió no solo financiar parte del proyecto, sino principalmente que sea declarado por este organismo como de interés nacional.

Fue así que Buenaventura apostó por el desarrollo de una investigación que permita adaptar esta tecnología en la realidad peruana e innovando el uso de suelos y el enfoque de cierre de una mina en operación. Para ello se eligió un antiguo depósito de desmontes y lodos denominado Turmalina (6 ha), ubicado en un sector del tajo San Pedro.

A la fecha Buenaventura ha invertido fondos adicionales para instrumentar el depósito piloto de Turmalina, tener estudios y a un grupo de investigadores colaboradores de la Universidad de Lisboa (Portugal) y Santiago de Compostela (España), midiendo y llevando el control de los resultados de este piloto, cuyos primeros indicadores han sido por demás alentadores.

Cierre de minas 

Marco normativo

El Estado peruano desde 1990 (D.L. 613 – Código Nacional del Ambiente), con la creación del Fonam, empezó una ardua carrera de “formalización” y reglamentación de las actividades económicas, principalmente la minera, que tiene un mayor impacto en los entornos ambientales de la nación.

Así, desde el Ministerio de Energía y Minas (Minem) y con el apoyo del Proyecto de Reforma del Sector de Recursos Mineros del Perú - Agencia Canadiense de Desarrollo Internacional (Percan), se empezaron a emitir normas que regentan la actividad minera que, algunos hasta hoy, vienen siendo rectores de nuestras actividades. Como la Ley de Cierre de Minas (Ley N° 28090) y su reglamento (DS N° 033-2005-EM).

Desde el 2009, con la creación del Ministerio del Ambiente (Minam), estas normas se han ido fortaleciendo e incrementando los compromisos y el nivel de involucramiento con la realidad ambiental tan compleja del país, aunque muchas normas, han sido adaptaciones de otros marcos regulatorios (referencia canadiense), su aplicación nos ha obligado a buscar soluciones e implementar controles operativos que ayuden con la prevención de los impactos ambientales en nuestros entornos naturales. 

Si bien las normas y guías establecen condiciones o criterios para elaborar y plantear medidas de cierre, no terminan de ser del todo obligatorias, tampoco excluyen la aplicación de otros criterios que aseguren el establecimiento de acciones de acuerdo a la naturaleza específica de cada componente, espacio o ecosistema o a la ubicación particular de cada operación.

Sin embargo, hemos visto por años que la aplicación de estas guías ambientales en la formulación de los planes de cierres de las distintas minas del país, han sido consideradas por las empresas consultoras como un marco indiscutible para la elaboración incluso de ingenierías enfocadas en el cierre. En La Zanja no hemos sido ajenos a esto, por ello decidimos mirar opciones fuera de lo común y considerando este espacio (La Zanja) como único y especial.

La Zanja

Ubicación

Minera La Zanja, es una empresa peruana formada por Compañía de Minas Buenaventura (operadora) y Newmont Mining Corp. (USA), que explota minerales de oro en la unidad minera La Zanja, ubicada en la provincia de Santa Cruz de Succhabamba, departamento y región Cajamarca, ubicada a 3,500 m.s.n.m.

Empezó sus operaciones el 2010 con una producción inicial de 12,000 tmd, aumentando progresivamente hasta 30,000 tmd en 2014.

Proyecto minero La Zanja

La Zanja es un proyecto minero aurífero, que consiste en la explotación de minerales por el método de minado a cielo abierto. Cuenta con dos sectores de explotación San Pedro y Pampa Verde. En el primer sector tenemos el tajo, DME y pad San Pedro como componentes principales, además de la planta de operaciones, tratamiento de aguas ácidas y de efluentes cianurados, campamentos y oficinas administrativas. En el sector dos tenemos el tajo y DME Pampa Verde, además del taller de mantenimiento y la planta de tratamiento de aguas ácidas. Ambos sectores se interconectan a través del Haul Road de 9 km aproximadamente.

Hidrográficamente en La Zanja estos sectores están divididos por la quebrada El Cedro, después de las confluencias de las quebradas Bancuyoc y La Playa.

Geología e hidrogeología

Al respecto de la geología local, se describe que la actividad arco volcánica ha sido desarrollada en toda la región durante el Cenozoico por lo que en la actualidad se observan afloramientos de tufos pertenecientes a la Formación Llama y Porculla, correspondientes al grupo Calipuy.

Todo el ambiente geológico en La Zanja está dominado por roca argílica que propicia la generación de agua ácida en los tajos y depósitos principalmente.

Hidrogeológicamente, los flujos de agua terminan siendo conducidos a través de la falla El Cedro, por lo tanto tenemos agua en niveles subsuperficiales y más profundos que a medida que se acercan a la quebrada, van juntándose en ella.

Hidrológicamente, la quebrada El Cedro es la principal y la que merece la mayor atención desde las operaciones.

Entendido esto, en un escenario de cierre el manejo, control y tratamiento de aguas ácidas será el principal factor que determine la inversión y operación en el futuro.

Tecnosoles

Origen

La definición mundial de Tecnosoles (FAO), es de suelos hechos o transformados por el hombre, la cual sigue siendo muy amplia y compleja, ya que bajo esta denominación diríamos que los desmontes también serían una variedad de estos.

Los Tecnosoles asociados a la remediación de áreas afectadas por la minería, se empezaron a probar en la mina Sudbury en Canadá, donde la Universidad de Laurentian, comenzó a probar diversos tipos de Tecnosoles en áreas degradadas por décadas de explotación minera de carbón.

Siguiente este ejemplo, el laboratorio de suelos de la Universidad de Santiago de Compostela, realizó pruebas de Tecnosoles en las remediaciones de las minas El Touro y As Pontes en Galicia, España.

Los resultados son visibles luego de más de 30 años de prueba y error en su formulación y aplicación.

Para Buenaventura estos espacios significaron una muestra que es posible enfrentar los cierres de mina, buscando el mismo objetivo, con otros criterios.

Tecnosoles en La Zanja

Innovate Perú

Pretender cambiar los mecanismos o lineamientos de cierre, que a nivel de empresas y/o consultoras están “previamente establecidos”, resulta una tarea sin dudas compleja. Convencer a la alta dirección de una compañía de lo valioso del proyecto y obtener fondos para estas iniciativas, no necesariamente identificadas con el core business del negocio, es el primer reto.

Por ello recurrimos al Innovate Perú (Fondo de Innovación en Ciencia y Tecnología - FINCyT), órgano dependiente del Ministerio de la Producción, donde concursamos por fondos para la innovación, para el proyecto denominado: Suelos mejorados a partir de residuos sólidos para la recuperación de áreas afectadas por la minería.

A partir de ese momento, las condiciones para la investigación de este proyecto, concitó la atención de la empresa y el compromiso de toda la alta dirección, quienes decidieron ampliar la capacidad del pilotaje llevándolo de un proyecto inicial de 100 m2 a 7.2 ha aproximadamente, dentro de un depósito de roca denominado Turmalina.

La concepción de estos trabajos de construcción de suelos, se fundamenta en el uso de residuos sólidos producidos en la unidad y los que generan otras industrias o poblaciones.

En La Zanja hemos utilizado roca de desmonte, lodos de la planta de tratamiento de aguas ácidas y aguas residuales domésticas, residuos orgánicos propios y los que recolectamos de la ciudad de Cajamarca. Además, hemos usado residuos provenientes de la costa, que se generan principalmente en la agroindustria.

Entre los distintos pilotajes experimentados, tenemos que en 2017 firmamos un convenio con la Municipalidad Provincial de Cajamarca, con el objetivo que La Zanja pudiera aprovechar los residuos sólidos orgánicos que se segregan en los mercados de la ciudad de Cajamarca, donde se genera aproximadamente 60 toneladas por día de residuos sólidos en general. En esa época se segregaba y trasladaba 8 toneladas diarias aproximadamente desde Cajamarca hacía la unidad, además de succionar y aprovechar todos los residuos sólidos y líquidos (2.5 m3/día aproximadamente), que se generaban en el camal municipal de la ciudad y que antes eran vertidos directamente al río Mashcon.

Otro trabajo fundamental fue la limpieza de las lagunas de oxidación de la ciudad de Cajamarca, lo que no se había hecho nunca y que, por efectos de su colapso, obligó al vertimiento de las aguas negras al río Mashcon. Aproximadamente se limpiaron 1,750 m3 de lodos de estas lagunas, gracias al convenio con Sedacaj.

Complementariamente, nos trasladamos a la costa donde firmamos un convenio con Sedalib, la EPS que opera la planta de tratamiento de aguas residuales domésticas de la ciudad de Trujillo, desde donde estamos limpiando y aprovechando 1,000 m3 de lodos residuales de manera mensual.

Además hemos aprovechado los residuos sólidos orgánicos y de descarte de las empresas agroindustriales de la zona. El plan es seguir identificando los más grandes generadores de residuos de las ciudades de Trujillo y Chiclayo, y poder ayudar a la población en la segregación, manejo y disposición de ellos, para su aprovechamiento en este proyecto.

El convenio con Innovate terminó en agosto de 2018 con la presentación de los resultados, sin tener observaciones de la institución.

¿Cómo se elaboran los Tecnosoles?

El proceso de elaboración de Tecnosoles, implica una caracterización previa del problema (agua, suelos, desmontes, etc.) y de su entorno natural (ríos, quebradas, bosques, etc.).

Luego, se hace un análisis de la corrección del problema a través de procesos bioquímicos y se establecen soluciones a través del suelo y las plantas.

Con ello se hacen diseños de cada Tecnosol que se requiera para atender un problema en específico. Este diseño se hace en función de los residuos previamente analizados (disponibilidad y caracterización).

Estos residuos llegan a La Zanja, son mezclados en proporciones establecidas (1) y luego pasan por un proceso de maduración y homogenización (2), hasta que, una vez verificada sus condiciones de diseño (3), son dispuestas para la rehabilitación (4).

Diseño de Tecnosoles – piloto Turmalina

El diseño de los Tecnosoles en La Zanja, estuvo a cargo del Dr. Diego Arán Ferreyro. Se diseñaron tres tipos que fueron dispuestos en capas, cada capa cumple una función específica en la integración del suelo con el depósito.

Tecnosol Eutrófico: se consigue el aumento del pH, tanto en el agua de escorrentía como en la que ingresa, además que permite la liberación de nutrientes para el desarrollo de la planta.

Tecnosol Reductor: consume oxígeno y disminuye el potencial de óxido reducción, aumentando la alcalinidad del agua y el aporte de nutrientes.

Tecnosoles Andico: este suelo permite la absorción de metales como el arsénico y el selenio y posibilita también la lixiviación de partículas reactivas que interactúan con las rocas del depósito logrando pasivar sus condiciones extremas de generación de drenaje ácido.

Esta disolución enriquecida y modificada por el Tecnosol, provoca la formación de fases sólidas superficiales que micro-encapsulan a las piritas existentes, pasivando su potencial de generación de acidez.

Criterios de cierre

Cierre convencional

Hemos denominado cierre convencional, al proceso de acuerdo a las guías referenciales del Ministerio de Energía y Minas.

Su concepción está fundamentada en un diseño de capas de cobertura con arcillas o material de baja permeabilidad, gravas y suelo orgánico.

El concepto se resume en buscar la impermeabilización del depósito, en el entendido que de esta forma se logra evitar la generación del drenaje ácido.

Los criterios de cierre convencional nos determinan lo siguiente:

1. Análisis de estabilidad física del componente y diseño de capa o cobertura.

2. Para implementar adecuadamente esta cobertura, se debe perfilar los taludes con ángulos que permitan una adecuada conformación física de la arcilla y las gravas antes del proceso de siembra, donde además se deberá cuidar el espacio con especies gramíneas de tallo corto, para que esta vegetación no perfore la capa de arcilla, cuya función es de impermeabilizar el depósito.

3. Los procesos naturales como la lluvia, tienen incidencia en los depósitos (pad, relaveras o desmonteras), presentándose fenómenos como la escorrentía superficial y la infiltración de agua dentro del depósito. Según nuestras pruebas, la arcilla no cumple el papel de control de la infiltración al 100%, existe por el contrario una ratio de 30% de volumen de agua que se infiltra (algunas referencias externas, nos indican que con el tiempo este puede ser mayor al 40%).

4. Esta sustancia es captada en pozas para luego ser enviada a las plantas de tratamiento de agua ácida que utilizan químicos para el proceso que controla los parámetros físico-químicos antes de ser vertida al medio ambiente.

Este tratamiento de agua es a perpetuidad.

Cierre con Tecnosoles

El proyecto de Tecnosoles desarrollado en La Zanja, no busca la impermeabilización de los depósitos, por el contrario, pretende que a través de los suelos y las plantas (arbustos y árboles), se pueda lograr un restablecimiento del ecosistema de forma natural, acelerando algunos procesos biogeoquímicos a través del suelo, reduciendo, como consecuencia de ello, el volumen de infiltración hacia el depósito.

1. Si el depósito es físicamente estable, no requiere perfilar taludes. Un principio de la naturaleza es precisamente que tiene pendientes variables y no uniformes, donde el suelo y la roca dan forma al paisaje a través de pendientes y hondonadas. Para este análisis una capa de suelo o Tecnosol sería suficiente para desarrollar vida (arbustos y árboles).

2. Ante los mismos procesos naturales de lluvia, se presentan tres factores: la infiltración, escorrentía y agregamos la evapotranspiración de las plantas, que ayudan a “sacar” el agua del depósito. Entonces, no buscamos impermeabilizar como en el método convencional, si no buscamos “sacar” y corregir las condiciones del agua dentro del depósito.

3. Este Tecnosol ayuda a corregir ciertos factores que propician la generación del drenaje ácido dentro del depósito, por ello se espera que al final, el agua que es captada en las pozas, tenga mejores condiciones de calidad que las de origen y sean tratadas de modo “biológico” a través de lo que denominamos “humedales reactivos”, construidos con Tecnosoles y especies de plantas específicas. Este proceso está aún en desarrollo.

4. Finalmente, el agua es devuelta al entorno de modo más natural y sostenible, cumpliendo las especificaciones normativas de calidad para los cuerpos receptores.

Resultados

Resultados económicos

En un escenario de cierre bajo el método convencional, hemos estimado costos a partir del diseño de la cobertura, así tenemos que para La Zanja debemos comprar arcilla y grava, ya que en el entorno no se tiene disponible y la fuente de abastecimiento más cercana está a aproximadamente 100 km de la unidad.

El 2015, La Zanja ejecutó el cierre de un depósito de construcción de la unidad, denominado DMI Este, cuyo costo aproximado por m2 fue de US$ 52.

Este costo fue producto de la compra de material de baja permeabilidad, tendido y perfilado de taludes, conformación, siembra y mantenimiento.

Para el caso del piloto de cierre con Tecnosoles de Turmalina, los resultados económicos hasta la fecha, nos arrojan un costo por m2 de US$ 32.

Hay que indicar que el factor más incidente en el costo es el transporte de los insumos, ya el 60% proviene de fuentes externas como la costa.

Resultados técnicos

Balance hídrico (infiltración)

Para medir adecuadamente el fundamento del proyecto, se ha diseñado una red de monitoreo en línea dentro y fuera del depósito Turmalina, con la instalación de 24 piezómetros instrumentados con sensores multiparámetro que nos arrojan datos de la evolución de los procesos hidrogeoquímicos y microbiológicos de la implementación de este piloto.

Mediante esta instrumentación, podemos ver el efecto y funcionamiento de los Tecnosoles, la infiltración del agua en el depósito y como cambia su calidad al interactuar con los materiales depositados. Actualmente se están midiendo pH, conductividad, temperatura, potencial redox, humedad, oxígeno, CO2 y muestras de calidad de agua de forma periódica.

Esta instrumentación se completó en noviembre de 2017, fecha que coincidió con la disposición de Tecnosoles en el piloto que finalizó en abril de 2018.

Uno de los primeros resultados que hemos obtenido, corresponde a los índices de infiltración, escorrentía y evapotranspiración.

Como se puede apreciar en las Figuras 17 y 18, la infiltración llega a un promedio de 17%, muy por debajo de nuestras estimaciones con arcilla (30%). La escorrentía registra 50% del agua fuera del sistema y un importante aporte lo otorga la evapotranspiración en 33%, que esperamos pueda incrementarse a medida que los arbustos y los árboles se desarrollen más.

Es bueno precisar que, al inicio del piloto, se registraron rangos de infiltración superiores al 30%.

Evolución geoquímica

Los parámetros medidos en campo, han presentado resultados alentadores como se muestra en la Figura 19. La evolución del pH, la conductividad, la disminución del potencial redox y el incremento de la alcalinidad, son hasta la fecha indicadores que se comportan de modo estable, haciendo predecir que se mantendrá así conforme se incremente la capa vegetativa.

Otros valores a considerar son los químicos que se muestran a continuación.

Los valores de manganeso y sulfatos, que de inicio se encontraban encima de nuestra línea de referencia (ECA Agua Cat. 3), mostraron correcciones en el tiempo, logrando estabilizarse actualmente por debajo de nuestra norma de comparación.

En el caso de los sulfatos vemos una disminución de un punto encima de 2,000 mg/l, a ubicarse cercano a los 1,000 mg/l.

El comportamiento de los metales como manganeso, hierro, arsénico, cadmio y cobre, ha sido notable, estando todos ellos debajo de nuestra norma de referencia.

Se espera que este comportamiento, así como el análisis y monitoreo del agua resultante en el tiempo, vaya mostrando mejores condiciones y logre un completo equilibrio natural, que evite el tratamiento de aguas con procesos químicos.

Evaluación biológica (especies)

Estos resultados se pueden evidenciar con el rápido crecimiento vegetativo que se tuvo en las primeras semanas del proyecto, sumado a la propagación de las especies nativas y al desarrollo de microorganismos, insectos, aves y animales que pululan en la zona.

Un ambiente rehabilitado produce un llamado de especies que no deben ser traídas o importadas por nosotros, sino que solo son invitadas a unirse a este nuevo espacio, que le permite contribuir con su presencia, al equilibrio biológico y sostenible que esta restauración propicia.

Para el análisis y comparación de los resultados en la capa vegetal, se han considerado tres frentes, como se muestra en la Figura 20: la zona control, que es un área con poca intervención del proyecto; la zona de la Antena, cercana a las operaciones del tajo San Pedro Sur, y la zona DMI Este, que es un componente cerrado el 2016 bajo el método convencional (capa con arcilla).

Para estos estudios, se han establecido indicadores superficiales y metodologías con distintos criterios.

ν Calidad química: pH, concentración en N y C orgánico, concentración multielemental en las fracciones pseudo-total y disponible en agua.

ν Calidad biológica: biomasa microbiana y fúngica, actividades enzimáticas (ciclos CNPS) y estado general de la comunidad microbiana.

ν Monitoreo del estado ecológico de la cobertura vegetal: % cobertura, diversidad vegetal y altura media del estrato herbáceo y arbustivo.

ν Muestreo de estrato herbáceo y arbustivo dominante: composición multielemental.

Los resultados en este estudio han sido favorables para el proyecto de Tecnosoles, cuyos indicadores de productividad son evidentes ante un escenario en el que, rehabilitado el ecosistema, estos espacios puedan quedar disponibles para labores agrícolas a favor de las comunidades o población del entorno.

Evaluación de riesgo ambiental 

El análisis de riesgo ambiental de las especies de rápido crecimiento en el proyecto Turmalina, han alejado el peligro de estas ante el consumo de animales de pastoreo.

Este indicador nos permite mirar con mejor posición la posibilidad de entregar las tierras restauradas a las poblaciones para un aprovechamiento económico sostenible de sus espacios.

Un proyecto alineado con este, es el que venimos desarrollando desde el 2012: el rescate y la proliferación de especies nativas del bosque húmedo de La Zanja, entre ellas destaca el árbol de la Quina, emblema de nuestra patria y una especie vulnerable en peligro de extinción.

Finalmente esperamos poner en valor este proyecto ante la sociedad y el mercado de carbono mundial, ya que nuestro compromiso con la sostenibilidad, se complementa con el aporte de revertir los efectos del cambio climático que afronta la Tierra, ya que estos suelos tienen mayor capacidad de secuestro y retención de carbono y no generan gases de efecto invernadero.

Conclusiones

1. Una de las principales conclusiones del proyecto es que siempre debemos dejar abierta una posibilidad de hacer las cosas distintas e innovar en propuestas y enfoques para atender el mismo problema.

2. Debemos evaluar el entorno ambiental de las unidades y no los componentes individuamente sino como parte de un ecosistema.

3. Los resultados a nivel de infiltración afectan directamente los costos de poscierre vinculados con el tratamiento de aguas a perpetuidad, establecidos en la mayoría de casos.

4. Los resultados a nivel económico del proyecto son rentables a pesar de la dificultad existente en la construcción y operación de los suelos.

Recomendaciones

1. Debemos seguir midiendo y monitoreando los resultados de este piloto y observar en el tiempo, las variables más allá del balance hídrico, como la evolución de calidad de ciertos parámetros en el tiempo.

2. El proyecto contempla la construcción de humedales reactivos que están próximos a implementarse, ellos ayudarán a cercar el círculo propuesto y determinar si es viable esta solución en el tiempo.

3. La evaluación de otras alternativas de cierre debe sumarse al proyecto de Tecnosoles, que en conjunto pueden optimizar o mejorar los resultados obtenidos a la fecha.

Reconocimientos 

El proyecto de Tecnosoles ha sido merecedor de diferentes distinciones como la del Mining Metalicc Hall de Sevilla (2017), segundo puesto en el Premio de Empresa Innovadora y primer lugar en el Premio de Desarrollo Sostenible que otorga la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (2018).

Bibliografía 

Arán, D. 2018. Diseño de Tecnosoles Turmalina.

Ruiz, E., Quezada, P., Mendoza, M. 2018. Estudio Hidrogeológico y Geoquímico del Tajo SPS.

Santos, E. 2018. Estudio de Riesgo Ambiental de Turmalina.

Artículos relacionados

Comentarios en torno al proyecto de ley que regula la licencia social para actividades mineras en el Perú

Seguir leyendo
X

Ingrese sus datos aquí

X

Recuperar Contraseña

X

Recuperar Contraseña

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ha ocurrido un error al iniciar sesión

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra