X
Logo Minería
login

Inicie sesión aquí

ECONOMÍA CIRCULAR APLICADA A MINERÍA

Por: Rosa Amelia Coronado Falcón, M.Sc. en Ingeniería Metalúrgica.

Resumen

El presente artículo pretende mostrar el statu quo de la economía circular en el Perú y su implementación en el sector industrial minero. Si bien es cierto la adopción de esta práctica, como estrategia para fomentar el desarrollo productivo, es nueva en el país, es importante resaltar que ya la minería ha venido trabajando hace más de una década los principios en los que se basa, puesto que lo exige su propio sector y la normativa nacional ambiental. Ahora lo que se tiene que hacer es trabajar la integración de estas acciones para lograr la circularidad.

Introducción 

La economía circular es una estrategia adoptada inicialmente por países europeos como Francia, Italia y Alemania principalmente con el objetivo de reducir los residuos, es decir, alcanzar el objetivo de “Residuo Cero”. Todo se fundamenta en el equilibrio dinámico que existe entre los diversos componentes de la naturaleza, como lo manifestase en 1968 Aurelio Piccei, fundador del club de Roma. De ahí en adelante surgen varias propuestas relacionadas a la economía del rendimiento de Walter Stahel, la ecología industrial de Reid Lifset y a la economía azul por Gunter Pauli, todas basadas en una economía ecológica relacionada a los recursos, productos y residuos. Así hasta llegar finalmente al concepto de la economía circular formalmente establecido por la Fundación Ellen MacArthur, donde muestra el ciclo natural y el ciclo industrial (ver Figura 1). 

Por otra parte, la economía circular se inicia en China en la década de 1990, causando mayor respuesta especialmente en la implementación en minería, basada en los principios básicos de la ecología. La discusión entre la teoría y la práctica de la empresa promete una continua investigación. El soporte tecnológico para realizar la estrategia de economía circular minera es una tecnología ambientalmente racional (Yiqing Zhaoa, Li Zanga, 2012).

Los principios de la economía circular en el Perú se vienen trabajando hace más o menos una década en diferentes programas nacionales, regionales y globales, donde se consideran desde buenas prácticas por empresas que apuestan por el cuidado del medio ambiente, políticas del Ministerio del Ambiente y de la Producción e iniciativas de apoyo de organismos y cooperación internacional para otros sectores diferentes al de minería. 

Es así que en septiembre de 2018 se realiza el I Foro Internacional de Economía Circular, donde se crea un espacio de diálogo e intercambio de conocimientos y experiencias en torno a metodologías sostenibles que favorezcan el desarrollo económico en la industria mediante la optimización del uso de los recursos en el proceso productivo y la valorización de los residuos.

Luego en noviembre de 2019 dando continuidad a la intención de adoptar formalmente a la economía circular como estrategia para el desarrollo industrial en el país se realizó el segundo foro sobre la materia, en esta oportunidad con un análisis de las ventajas que traerá el cambio de una economía lineal a una economía circular que involucra también un cambio importante en todos los actores involucrados.

Finalmente, en febrero de este año se establece la “Hoja de ruta hacia una economía circular en el sector Industria” según Decreto Supremo N° 003-2020-Produce, la cual fue elaborada en conjunto por el Ministerio de la Producción (Produce) y el Ministerio de Ambiente (Minam). De esta manera, se inicia un marco normativo que establece enfoques y acciones claras a realizar, lo cual si bien es cierto en la etapa inicial prioriza otros sectores industriales, la minería puede enrolarse provisoriamente dentro de este desarrollo (ver Tabla 1).

Hacia una economía circular en la minería

Entonces habiéndose adoptado en el país una estrategia global como es la economía circular con acciones a tomar como: compartir, reparar, reusar, remanufacturar y reciclar, además de contar con una normativa que establece por decreto supremo una hoja de ruta con propósitos claros en tiempos determinados, es el momento de contextualizar su aplicación para la industria minera:

“La economía circular en minería consistiría así en establecer estrategias de cómo reducir la generación de residuos en cada una de las etapas del proceso en base a un análisis del ciclo de vida para identificar oportunidades sostenibles en un marco de colaboración de los actores involucrados”.

Esto se interpreta como la integración de los aspectos ambientales, económicos y sociales donde se utiliza y optimiza los stocks y los flujos de materiales, energía y residuos y su objetivo es la eficiencia en la utilización de los recursos, puesto que la producción minera tradicional se basa en los recursos minerales identificados luego de la exploración para su explotación, procesamiento y/o concentración, refinación y, sumado a esto, la generación de residuos.

Así el análisis del ciclo de vida de la minería se basa en un balance de materia la cual no se destruye solo se transforma. De acuerdo a este fundamento lo que no se muestra en el producto se convierte en un desecho industrial, clásico ejemplo, el relave. Pero según la economía circular el relave tendría una connotación más amplia que ver qué hacer con él o cómo lo disponemos de la mejor manera. Aquí es donde empieza el reto y se opta por un gran desafío.

Realizando un análisis del hipotético ejemplo del proceso productivo del cobre (ver Figura 3), se parte del yacimiento cuprífero con otras especies mineralógicas que pueden contener elementos contaminantes para el proceso como para el ambiente, luego pasamos al minado para la explotación respectiva donde ya podemos considerar los residuos generados por los elementos de voladura requeridos para ello, continuamos el viaje imaginario y pasamos a la planta concentradora o de beneficio donde tenemos un gran volumen de materia prima que es el tonelaje de mineral a tratar al cual se suma el recurso agua y también los reactivos químicos para lograr la recuperación del cobre, lo cual involucra el uso eficiente de recursos. 

Continuando el recorrido tenemos la etapa de extracción donde se debe trabajar con reactivos ácidos, diluyentes y orgánicos y, finalmente, terminamos en proceso de electro obtención, todo en un medio acuoso. Si se evaluara las entradas y salidas en cada una de las etapas o proceso unitario con el enfoque de economía circular podríamos evidenciar según el esquema de Ellen MacArthur si existe una oportunidad de, por ejemplo, hacer mantenimiento preventivo de equipos, adquirir máquinas que aseguren la más alta durabilidad en el mercado, recolección de estos equipos por los proveedores para su reciclaje o refabricación, lo que seguro muchas compañías mineras lo hacen ahora o desde mucho antes solo como buenas prácticas o como resultado de la implementación de otras estrategias como Producción más limpia (prevención ambiental en los procesos), Ecoeficiencia (valor producido y la suma de los impactos ambientales), 3R (Reduce, reutiliza y recicla), más tarde 5R (Que incluye reparar y recuperar) por mencionar algunas, pero el punto es que se debe hacer de manera integral y esta integración la proporciona la economía circular involucrando una serie de conceptos que acompañan al modelo que propone MacArthur.

Entonces podemos evidenciar que existe potencial para implementar la economía circular en la industria minera, pero se necesita establecer actividades a realizar en una hoja de ruta específica para el sector y alinearlas con las que se vienen realizando en cada unidad minera con el propósito de cumplir normativas, instrumentos o políticas ambientales tanto nacionales como globales, para no repetir esfuerzos.

Etapas de aplicación del modelo de economía circular minera 

Tener en cuenta para la implementación las siguientes etapas propuestas:

Etapa 1. Sensibilizar: es importante involucrar a todos los actores para contar con participación activa y constante, de tal manera que se pueda agregar valor al proceso productivo aportando ideas de acuerdo a los cargos, responsabilidades y funciones.

Etapa 2: Diagnóstico: una línea base del estado actual de la circularidad en la cual se encuentra el proceso alineado a los enfoques y las actividades propuestas en la normativa nacional en lo que a economía circular se refiere.

Etapa 3. Recursos: una vez identificadas y priorizadas las oportunidades de establecer estrategias de circularidad, es necesario tener claro los recursos que se requieren para cubrir las actividades a desarrollar.

Etapa 4: Equipo: establecer un equipo de trabajo, que no necesariamente deben ser de una misma área, esto depende de las acciones a tomar dentro de un plan de trabajo a desarrollar, lo cual está en función del organigrama que maneje la empresa. 

Para cada uno de los pasos se puede recurrir a metodologías ya existentes como se menciona al inicio del presente artículo, sin embargo, en adición a ellas es posible aplicar la metodología de ecoinnovación, que consiste en generar modelos de negocio a partir de puntos críticos ambientales, en este caso, referidos a los residuos generados del proceso productivo que pueden ser aprovechados en otro sector, lo cual estaría de acuerdo con la línea de acción de la hoja de ruta nacional: aprovechamiento de material de descarte mediante la valoración técnica y económica. 

Otra metodología adecuada para el sector minero es la de Chemical Leasing que se enfoca en la gestión de químicos sostenibles, muy importante en la etapa de procesamiento de minerales donde se usa reactivos estratégicos los cuales se podrían gestionar de mejor manera para minimizar su impacto en cada una de las etapas y especialmente al final del proceso en lo que ha residuos se refiere. 

Para abordar técnica y económicamente las oportunidades de circularidad encontradas, las cuales se deben plasmar en proyectos, existen alternativas colaborativas de desarrollo en el caso que no se contara con un área de Investigación y Desarrollo en la empresa o se quisiera dar la oportunidad a investigadores de la academia de generar conocimiento a través de las soluciones de los problemas compartidos, realizando de esta manera transferencia tecnológica o innovación abierta a la cual se suma un actor importante que es la parte gubernamental, pues según la normativa se debe gestionar la información vinculada a la productividad circular. 

Esto es importante pues de acuerdo a esta información se puede establecer políticas más efectivas, considerando las oportunidades que tiene el residuo de ser aprovechado y modificar los criterios de fiscalización de este material de descarte. Por otro lado, está el financiamiento como el programa de Innóvate Perú. 

Conclusiones

1. La transformación de la minería de una economía lineal hacia una economía circular es posible en la medida que se involucren todos los actores, para lograr afrontar los desafíos de una mejor gestión de los residuos y se vislumbren oportunidades de negocio, eliminando barreras que permitan valorizar los materiales de descarte identificados a lo largo de su proceso. Las barreras pueden ser factores como el desarrollo del precio de los materiales, la demanda del mercado, los menores costos de eliminación y pasivos después del tratamiento.

2. Es el inicio, pero no se parte de cero, existe conocimiento, instrumentos y metodologías que pueden ser el punto de apoyo para acelerar la transformación de una economía lineal hacia la economía circular en la industria minera.  

3. Se debe contar con los recursos adecuados para asegurar el éxito, personas, equipos e información. De esta manera, se genera oportunidades de negocio y empleo para nuevos grupos de interés. 

4. La innovación y el desarrollo tecnológico están asegurados, así como el potencial de convertir materiales de menor calidad en una fuente de insumos básicos y hacer que toda la materia prima sea valiosa; metales menores podrían ser recuperados además de los principales. 

5. Finalmente, en una fase inicial se puede establecer un modelo razonable de economía circular minera que impulse el hacer de las empresas, indistintamente del mineral de beneficio.

Bibliografía

Decreto Supremo N° 003-2020-PRODUCE, que aprueba la Hoja de Ruta hacia una Economía Circular en el Sector Industria, El Peruano, miércoles 19 de febrero de 2020.

Discussion on the Model of Mining Circular Economy Yiqing Zhaoa, Li Zanga. 2012 International Conference on Future Energy, Environment, and Materials, Energy Procedia 16 (2012) 438 – 443.

Artículos relacionados

En esta edición: Escazú, reactivación económica, Copper Mark y minería sostenible

Seguir leyendo

Apostando por el desarrollo de la industria minera en Ecuador

Seguir leyendo

Ratificar acuerdo de Escazú pone en riesgo puesta en marcha de proyectos mineros

Seguir leyendo
X

Ingrese sus datos aquí

X

Recuperar Contraseña

X

Recuperar Contraseña

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ha ocurrido un error al iniciar sesión

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra