Agregar a favoritos
Recomienda a un amigo
Buscar en la web:
Código asociado:
Password: Perú

 Artículos Técnicos
 La Institución
 El Sector
 Proveedores
 En el Mundo
 Especiales
 Multimedia
 Agenda
EDICIÓN IMPRESA








   
 
Especiales



Óscar Posadas Perales: Una vida dedicada al avance científico a favor del desarrollo metalúrgico en el país


Entre los grandes metalurgistas que ha tenido el Perú, sin lugar a dudas Don Óscar Posadas Perales, ocupa un lugar más que relevante, por su inagotable aporte al desarrollo tecnológico en el tratamiento de los minerales, no solo en el ámbito nacional sino también en los Estados Unidos y la Unión Europea, que lo erigen con uno de los Mineros Notables, cuya labor científica trasciende y es soporte de la minería moderna en el país.

Nacido en enero de 1929 en Cajamarca, Don Óscar Posadas Perales, realizó sus estudios primarios en la Escuela Fiscal Nº 81 y cursó con éxito la secundaria en el Colegio Nacional “San Ramón” de esa localidad.

En 1944 viajó a Lima, ingresando cuatro años después a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde estudió Metalurgia y Curtiembre, egresando en 1953 como Ingeniero Químico. “Para costear mis estudios trabajé en diversos oficios: construcción civil, joyería, relojería, compostura de instrumentos, carpintería, mecánica, entre otros, lo que me permitió desarrollar diferentes habilidades y por lo que estoy muy agradecido con todas las personas que me ayudaron”, comenta. 

Concluidos sus estudios universitarios, prestó servicios en la Cerro de Pasco Corporation, desde 1954, como Asistente Técnico de Investigaciones Metalúrgicas. En ese tiempo, trabajó en la implementación de un nuevo proceso para la obtención de estaño, a partir de espumas oxidadas de plomo-estaño.

“Con Joseph Jacobi, un hombre muy hábil y exigente, trabajé muchos proyectos, entre ellos un proceso para la producción de estaño electrolítico, con el uso de soda cáustica. En esta recuperación de estaño metálico, se liberaba hidrógeno que formaba una nube alcalina, por lo que recurrimos al detergente casero Ace, como espumante para limpiar el ambiente y obtuvimos mejores resultados”, recuerda con nítida lucidez.
 
Igualmente, demostró sus cualidades científicas en la extracción del talio, a partir de peróxido de plomo y participó en la construcción de la Planta Piloto de Intercambio Iónico, para recuperar cobre de las aguas de la mina Cerro de Pasco, llegando a ser jefe de esa planta en 1956, haciéndose luego cargo del Departamento de Investigaciones Metalúrgicas.

Mucha gente, explica, considera a La Oroya como un centro minero, pero en realidad a su criterio es un centro industrial de procesamiento de minerales, que en su mejor época llegó a producir hasta 30 diferentes productos.

“Un aspecto anecdótico de esa época era que no existía obligación de usar casco. Si alguien quería hacerlo tenía que comprarlo y si después de un año lo seguía usando le devolvían lo que le había costado. Por este sistema yo era uno de los pocos que usaba casco”, rememora con orgullo.

Después de seis años en La Oroya, Don Óscar tomó la decisión de viajar a los Estados Unidos de Norteamérica y en ese país se desempeñó como ingeniero químico en la Compañía The Bunkerhill Co. Kellog, Idaho, donde laboró en la Refinería de Zinc y realizó investigaciones para cadmio y zinc. Durante este tiempo, también estudió la fabricación de ácido fosfórico a partir de rocas fosfóricas del sur de Idaho.

“Cuando estuve un año y medio me dieron un permiso de seis meses, pero yo no tenía intención de regresar, por cuanto no veía posibilidades de ascenso, ya que no había mayor rotación de personal en esa compañía”, revela con sinceridad.

En 1962, a su retorno de los Estados Unidos, reingresó a la Cerro de Pasco Corporation para ocupar el cargo de Asistente de Jefe de Planta, Ingeniero Metalurgista de la Fundición de Plomo, Asistente Superintendente de la Fundición de Plomo, Superintendente de la Fundición de Cobre y Plomo y Asistente Superintendente General de Fundición y Refinería.

“Arreglando y corrigiendo errores, trabajé en las refinerías de cobre, plomo y zinc, las plantas de residuos anódicos y ácidos, etc., y finalmente fui nombrado, sucesivamente, Gerente Central de Operaciones y Presidente Ejecutivo de Centromín”, apunta con la sencillez que lo caracteriza.

Aporte científico

En este tiempo de madurez profesional, por su originalidad y acierto científico, destacan dos importantes trabajos: el diseño y puesta en operación de un nuevo alimentador para máquinas de sinterización y la adaptación de un Sistema de Colada Continúa para Hornos de Plomo, constituyéndose en un aporte concreto al desarrollo de la tecnología aplicada a la minería en el Perú.

Es también de resaltar,  su especial preocupación por controlar la contaminación del ambiente, situación que lo llevó a ser presidente del Comité de Higiene Industrial de la refinería y posteriormente a ocupar la presidencia del Comité de Seguridad. Durante su paso por La Oroya, sembró más tres mil árboles en las inmediaciones de la planta.

Los conocimientos y la rica experiencia de Don Óscar, están vertidos en importantes estudios de carácter técnico como “Control de Escarchamientos en Hornos de Manga”, que presentó en el Primer Congreso Latinoamericano de Ingeniería Química, que se realizó en Lima en 1968 y “Control Metalúrgico para Fundición de Plomo”, que expuso en el II Congreso Latinoamericano de Mineralurgia, también llevado a cabo en nuestra capital en 1972.

Igualmente, desarrolló un nuevo e innovador alimentador para máquinas de sinter, que llegó a patentarse en Alemania Federal, Suecia, Francia, Bélgica, España y el Perú, investigación que le valió para obtener un premio pecuniario.

Por su vasta y fecunda actividad como profesional, ha sido incorporado en importantes instituciones nacionales y extranjeras, como el American Institute of Metalurgical Engineers, Asociación de Químicos de La Oroya y el Centro Nacional de Investigación Metalúrgica de España, entre otros.

La prolífica labor científica de este Minero Notable, lo constituye en vivo ejemplo para las nuevas generaciones que, en un contexto de competitividad global, deben seguir la impronta que con esfuerzo y dedicación plena ha dejado Don Óscar, de desarrollar ciencia y tecnología aplicada para ser cada vez mejores en los diferentes campos del saber humano.




Otras Notas

Pedro Ly Zevallos: Talento e ingenio para el descubrimiento de depósitos minerales
Julio Pablo Orihuela Gómez: Contribución y capacidad a favor del desarrollo sustentable de la minería
Walter Toribio Casquino Rey: Conocimiento, visión y aporte para una minería más competitiva
Isaac Ríos Quinteros: Visión y talento para promover la formación técnica en minería
Enrique Benjamín Boza Barrios: Competencia y esfuerzo a favor del desarrollo de la minería argentífera
Mariano Eduardo de Rivero y Ustáriz: Eminente científico, visionario y precursor de la minería moderna
Amado Yataco Medina: Capacidad y aporte al desarrollo de la minería de fines del siglo XX
Víctor Raúl Eyzaguirre Parra: Talento y contribución al avance de la minería aurífera en el Perú
Michel Fort Figari: Pionero, investigador y propulsor de la metalurgia peruana


                   PUBLICIDAD
Revista MINERIA lGuia de Proveedores lOpiniones lAnuncie lSuscribase lContáctenos lMapa del Site © Instituto de Ingenieros de Minas del Perú
Derechos Reservados
Sitio desarrollado por: