Agregar a favoritos
Recomienda a un amigo
Buscar en la web:
Código asociado:
Password: Perú

 Artículos Técnicos
 La Institución
 El Sector
 Proveedores
 En el Mundo
 Especiales
 Multimedia
 Agenda
EDICIÓN IMPRESA








   
 
Especiales



Eduardo Salomón: Conocimiento, capacidad y habilidad para la teoría y práctica minera


De reciente desaparición, el Ing. Eduardo Salomón Carrillo se distinguió entre los Mineros Notables del Perú por su reconocida habilidad técnica para resolver los problemas que se presentaban en las minas y por su aporte en la mejora de la normativa del sector, en especial la relacionada a la protección del medio ambiente, a través de su labor en el Ministerio de Energía y Minas (MINEM).

Nació en Lima un 2 de agosto de 1931, optó por estudiar ingeniería de minas tras consultar con unos amigos qué profesión le sería más rentable y le dijeron que la minería era la mejor alternativa, entonces no dudó e ingresó a la antigua Escuela de Ingenieros, hoy Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). 

Allí conoció a David Ballón Vera, con quien entabló una entrañable amistad, al igual que con Aragón, Cabrera, Moretti, Ramos y Juan Ayza, a quienes siempre recordó con especial afecto.

Sus primeras experiencias laborales fueron en Huarón, Colquijirca y Parcoy, desempeñándose como Superintendente de Concentradoras y Superintendente General, alcanzando su máximo desempeño profesional en El Brocal, donde trabajó hasta 1969, tras la desaparición de Don Eulogio Fernandini.
 
Fue también gerente de Águila, ingresó a Raura y MIMPECO, y luego decidió apostar por Unión Metalúrgica, en donde asumió la  gerencia técnica.

“Pensé que me iba a estancar, pero fue donde profesionalmente avancé más. La ventaja fue que para conseguir las representaciones para aquella empresa, los directivos tenían que llevar al gerente técnico y esto me dio la oportunidad de viajar a Estados Unidos para entrevistar a los que desarrollaban las nuevas máquinas. Aquella fue una experiencia invalorable”, aseguraba Don Eduardo. 

Con el conocimiento adquirido, puso en marcha las instalaciones metalúrgicas de Cobriza. Asimismo, ganó el primer lugar de un concurso convocado por Wemco, para premiar a la mejor celda de flotación.

Otra prueba de su destreza y capacidad profesional, se evidenció cuando resolvió, con singular éxito en Tintaya, un problema con un espesador. “Necesitaban un técnico, pero mientras éste llegaba, yo fui. El problema es que ellos no sabían  que en esos espesadores, las paletas se suben automáticamente al trabarse con algo. Cuando llegó el especialista, ya habíamos solucionado el problema.”, recordó con satisfacción.

En el IDEM

Antes de que Unión Metalúrgica  fuera vendida, Don Eduardo Salomón fue convocado por Kurt Schultz para trabajar en el Instituto de Estudios Mineros (IDEM), donde inició otra etapa importante de su vida, esta vez, con un aporte decidido a la puesta en valor de la contribución económica que realiza la actividad minera en el país.

“Fue una gran experiencia. Allí comencé a aprender economía. Discutía con los del Instituto Nacional de Estadística e Informática, para quienes el PBI de la minería no incluye a las fundiciones y refinerías que ellos clasifican como industria. Actualmente, el PBI es de US$ 120 mil millones y la minería produce US$ 23 mil millones, lo que representaría cerca del 20 por ciento; pero para el INEI sólo genera entre el 8 y 9 por ciento de la producción, lo que no es un cálculo justo”, explicaba.

En el IDEM, Don Eduardo también realizó un detallado estudio del valor agregado de la minería, que en términos económicos,  es la suma de jornales, más intereses, más utilidades, concluyendo que esta actividad produce entre el 77 y 78 por ciento del valor agregado dentro de los precios de referencia.

Al servicio del Estado

Convocado por su amigo David Ballón, ingresó a trabajar al Ministerio de Energía y Minas como Director de Exploración Minera, donde como él mismo reconoció tuvo que familiarizarse con la idiosincrasia “abogadil” de este organismo del Estado, incursionando con inusual pericia, en el mundo del  estudio de leyes y reglamentos.

Con los años, su experiencia fue enriqueciéndose al punto que participó en la elaboración del Reglamento de la Ley General de Minería, instrumento fundamental para la concreción de la mejora del sector minero extractivo del Perú. 

Posteriormente, luego de dejar ese puesto, por su reconocido prestigio profesional, fue convocado para trabajar como asesor de ese portafolio, junto con Daniel Hokama, Amado Yataco, Chamot y Herrera Descalzi.

Como anécdota, se conoce que durante su permanencia en la entidad estatal fue solicitado para volver a trabajar en el IDEM. Sin embargo, el ex ministro Hokama respondió a ello diciendo que para el país, era mejor que Don Eduardo permaneciera en el ministerio y en esa condición se quedó ocho años y medio.

En ese periodo, intervino en la redacción del Reglamento de Peritos,  de  importante significación  ya que en él se fijó la tolerancia que podía haber en las mediciones para la determinación de la ubicación de las concesiones antiguas en el Catastro.

También asesoró al ministro en la elaboración del dispositivo que puso condiciones a la reinversión e igualmente cuando recién nacía el interés por la protección del medio ambiente en el Perú, a inicios de la década de los noventa, asumió durante cuatro meses, la Dirección General de Asuntos Ambientales del MINEM. Por esa época, el ministerio convocó a técnicos canadienses quienes introdujeron la idea del PAMA. “Lo primero que mencionaron es que la gente debía tener un cronograma de educación ambiental”, refirió.

Lamentablemente para el sector minero en el país, a punto de cumplir los 79 años, en junio pasado dejó de existir este Minero Notable cuya valiosa contribución no solo quedará en la mente de quienes trabajaron hombro a hombro con él en las operaciones mineras en las que se desempeñó, sino que su lucidez está plasmada en parte de la normativa que actualmente rige a la minería peruana y que es base de su impulso como una de las principales actividades económicas generadoras de recursos para la lucha contra la pobreza.




Otras Notas

Pedro Ly Zevallos: Talento e ingenio para el descubrimiento de depósitos minerales
Julio Pablo Orihuela Gómez: Contribución y capacidad a favor del desarrollo sustentable de la minería
Walter Toribio Casquino Rey: Conocimiento, visión y aporte para una minería más competitiva
Isaac Ríos Quinteros: Visión y talento para promover la formación técnica en minería
Enrique Benjamín Boza Barrios: Competencia y esfuerzo a favor del desarrollo de la minería argentífera
Mariano Eduardo de Rivero y Ustáriz: Eminente científico, visionario y precursor de la minería moderna
Amado Yataco Medina: Capacidad y aporte al desarrollo de la minería de fines del siglo XX
Víctor Raúl Eyzaguirre Parra: Talento y contribución al avance de la minería aurífera en el Perú
Michel Fort Figari: Pionero, investigador y propulsor de la metalurgia peruana


                   PUBLICIDAD
Revista MINERIA lGuia de Proveedores lOpiniones lAnuncie lSuscribase lContáctenos lMapa del Site © Instituto de Ingenieros de Minas del Perú
Derechos Reservados
Sitio desarrollado por: