Agregar a favoritos
Recomienda a un amigo
Buscar en la web:
Código asociado:
Password: Perú

 Artículos Técnicos
 La Institución
 El Sector
 Proveedores
 En el Mundo
 Especiales
 Multimedia
 Agenda
EDICIÓN IMPRESA








   
 
Especiales



Luis Aurelio Miranda Villanueva: Capacidad organizativa a favor de la minería y de las instituciones profesionales de ingenieros


Con una singular preocupación por alentar la formación de instituciones que aglutinen a los profesionales de la ingeniería en el Perú, con el fin de organizarse y ampliar sus conocimientos, así como ofrecer su aporte colegiado al país, don Luis Aurelio Miranda Villanueva fue un Minero Notable que desarrolló su labor en diferentes unidades mineras y hasta llegó a ser diputado por Junín en el primer gobierno del Arq. Fernando Belaúnde Terry.

En Cajamarca, un 30 de enero de 1906, nació Luis Aurelio Miranda Villanueva, como fruto del matrimonio de don Lizardo Miranda y doña Aurelia Villanueva de Miranda.

En esa ciudad inició y concluyó sus estudios de educación primaria y secundaria, destacando por su dedicación en el Colegio Nacional de San Román. En 1924, viajó a Lima e ingresó a la antigua Escuela de Ingenieros del Perú, ahora Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), de donde egresó en 1928 con el título de Ingeniero de Minas.

Su primera incursión profesional fue en la mina Alejandría, de la Sociedad Minera Puquio Cocha, en Morococha, bajo las órdenes del Ing. Alberto Brazzini, unidad que tuvo que cerrar como consecuencia de la crisis financiera mundial de 1930. Por esa razón, el joven profesional retornó a Cajamarca, ciudad en la que ejerció funciones de director de la Escuela de Artes y Oficios, donde con esfuerzo logró que se instale el primer taller de fundición de bronce del departamento.

Posteriormente, al conformarse la Compañía Minera Cailloma, fue convocado para trabajar en esa empresa, donde laboró hasta que -al reabrirse la mina Alejandría- se le confió el cargo de  administrador general, donde hizo gala de su capacidad organizativa.

En 1945, ingresó a la Compañía Minera Cercapuquio S.A., que sería el centro de labores al que estuvo vinculado hasta el fin de sus días y donde llegó a ocupar el cargo de director general durante varias décadas.

Asimismo, fue presidente del Directorio de Minas Millacocha S.A., de Minas Venturosa S.A. y de la Empresa de la Sal. También tuvo un destacado desempeño como director del Banco Minero del Perú.

Convención Minera
En julio de 1957, presidió la IV Convención de Ingenieros de Minas del Perú, cuyo tema principal fue: “Organización y administración de empresas mineras”, en la que el Ing. Víctor Barua presentó un interesante trabajo respecto del entonces proyecto de Toquepala, considerado uno de los depósitos de cobre de baja ley más grandes del mundo.

Tres años después, nuevamente ocupó este importante cargo, iniciando la descentralización de este cónclave minero que en esa ocasión se realizó en Cerro de Pasco con el lema: “Minería y geología”.

“El marco escogido para nuestra asamblea ha sido maravilloso, la ciudad del Cerro de Pasco y las minas vecinas han constituido un escenario magnífico para un certamen de ingenieros de minas. Esta localidad representa para nosotros la tradición, su pasado abnegado y heroico que se sintetiza en la frase: Vale un Perú”, comentó en la clausura de la VI Convención de Ingenieros de Minas.

Respecto de las sesiones técnicas, destacó el cariz netamente profesional de los trabajos presentados, la comprensión y franco intercambio de resultados obtenidos en la producción, las ideas vertidas sobre todos los campos que la minería plantea y, sobre todo, el amplio sentido humano que ha tenido en estas actividades.

“Los pueblos del Perú, del mismo modo que su historia o su geografía, ofrecen disímiles características, todo contrasta entre nosotros, la geografía, los hombres, nuestros recursos y nuestras posibilidades. Somos un país esencialmente de contrastes y esta diversidad de condiciones físicas y especialmente de condiciones humanas es característica nuestra, porque los problemas que ella crea se dirigen no tanto a la forma cuanto al problema social y es, este factor, el humano, el que debemos resolver, y resolverlo sin vacilaciones y con un espíritu también humano, teniendo siempre presente que no todos los beneficios de una mina se deben a la riqueza del mineral”, expresó visionariamente.

Ámbito gremial
Por su activa y exitosa carrera profesional, don Aurelio Miranda llegó a ser presidente del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP) en 1960, así como director de la Sociedad Nacional de Minería y Petróleo. Un año después, fue elegido por unanimidad presidente de la Sociedad de Ingenieros del Perú (SIP), institución desde la que impulsó la creación del Colegio de Ingenieros del Perú, del que fue su primer decano nacional.

Es así como mediante la Ley Nº 14086, del 8 de junio de 1962, se crea este órgano colegiado, con el decidido apoyo del Ing. Enrique Martinelli en su calidad de senador de la República. La norma fue rubricada por el presidente de la República de la época, Dr. Manuel Prado Ugarteche y el Ing. Jorge Grieve, past presidente de la SIP.

Como primer decano nacional, se abocó a dos tareas fundamentales: la implementación del Código de Ética y la regularización de la situación de los ingenieros que habían concluido sus estudios. En ese sentido, mediante convenios con la UNI y la Universidad Agraria de La Molina, se otorgaron facilidades a los egresados para optar por el título profesional.

Ya cuajado por su reconocida trayectoria y el respeto que había ganado en su andar por diferentes minas del centro del país, así como por su participación en instituciones profesionales, este Minero Notable fue elegido diputado por Junín en 1963, durante el primer gobierno del presidente Arq. Fernando Belaúnde Terry.

Desde el Parlamento, donde compartió las responsabilidades congresales, entre otros, con el escritor Ciro Alegría Bazán, diputado por Lima de ese entonces, formuló una serie de propuestas y concretó la construcción de la infraestructura necesaria para el desarrollo de la minería en la zona central del país.

En el ámbito internacional, presidió el Comité Permanente de Minería de la Unión Panamericana de Ingenieros (UPADI) y la XII Convención de este organismo internacional, que se realizó en Lima.

Con más de medio siglo de fructífera actividad profesional y tras haberse constituido en uno de los ingenieros de minas más prestigiosos de su tiempo, este Minero Notable dejó de existir un 5 de abril de 1986, siendo ejemplo de capacidad organizativa y visión de futuro respecto de las prioridades y retos que la minería moderna afrontaría en el siglo XXI.




Otras Notas

Pedro Ly Zevallos: Talento e ingenio para el descubrimiento de depósitos minerales
Julio Pablo Orihuela Gómez: Contribución y capacidad a favor del desarrollo sustentable de la minería
Walter Toribio Casquino Rey: Conocimiento, visión y aporte para una minería más competitiva
Isaac Ríos Quinteros: Visión y talento para promover la formación técnica en minería
Enrique Benjamín Boza Barrios: Competencia y esfuerzo a favor del desarrollo de la minería argentífera
Mariano Eduardo de Rivero y Ustáriz: Eminente científico, visionario y precursor de la minería moderna
Amado Yataco Medina: Capacidad y aporte al desarrollo de la minería de fines del siglo XX
Víctor Raúl Eyzaguirre Parra: Talento y contribución al avance de la minería aurífera en el Perú
Michel Fort Figari: Pionero, investigador y propulsor de la metalurgia peruana


                   PUBLICIDAD

Revista MINERIA lGuia de Proveedores lOpiniones lAnuncie lSuscribase lContáctenos lMapa del Site © Instituto de Ingenieros de Minas del Perú
Derechos Reservados
Sitio desarrollado por: