Agregar a favoritos
Recomienda a un amigo
Buscar en la web:
Código asociado:
Password: Perú

 Artículos Técnicos
 La Institución
 El Sector
 Proveedores
 En el Mundo
 Especiales
 Multimedia
 Agenda
EDICIÓN IMPRESA








   
 
Especiales



Isaac Ríos Quinteros: Visión y talento para promover la formación técnica en minería


De los ingenieros de minas que han tenido gran trascendencia en la minería peruana por su aporte en diferentes unidades mineras y, sobre todo, en el esfuerzo de promover la formación técnica de los operadores mineros, destaca don Isaac Ríos Quinteros, Minero Notable con más de 50 años de contribución incansable para que la actividad minera en el país sea cada vez más competitiva.

Nacido el 25 de mayo de 1934, en el pueblo de Mallay del distrito y provincia de Oyón en la región Lima, fue hijo de padres ganaderos, siendo el mayor de ocho hermanos, cinco de los cuales siguieron la senda que marcó como ingeniero de minas.

Sus estudios primarios los realizó en la Escuela Fiscal 388 de su pueblo natal, la secundaria en el Colegio Nacional Nuestra Señora de Guadalupe y la superior en la Escuela Nacional de Ingenieros, hoy Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), donde se graduó de ingeniero de minas en 1958. Además, cuenta con un posgrado en Administración de Minas por el Montana Tech, en Bute, Estados Unidos de Norteamérica.

Su inclinación por la actividad minera nació cuando visitó la operación artesanal Niño Perdido en Oyón, por invitación de su paisano y amigo César Salazar, hijo de uno de los dueños de la mina, que después fue vendida a Compañía Minera Raura. “Me impresionó que del afloramiento, a flor de tierra, usando solo pico, lampa y carretilla cargaban mineral de exportación a un camión para su venta directa en el Callao. Era mineral oxidado con alto contenido de plata”, rememora con nítida claridad. 

De las aulas universitarias recuerda con gratitud a su profesor de Preparación Mecánica de Minerales, quien les brindó los conocimientos básicos de concentración de minerales, el Ing. Luis Alva Saldaña, padre del actual Rector de la UNI y, al mismo tiempo, Decano Nacional del Colegio de Ingenieros del Perú.

Inició sus labores mineras cuando cursaba el cuarto año de ingeniería, y su profesor de Topografía Minera, el Ing. Carlos Pareja, lo eligió para trabajar en San Ignacio de Morococha, como topógrafo.

“Era una operación de pequeña escala y para su expansión necesitaba planos topográficos que no tenía, comenzando de cero en todo el proceso de levantamiento topográfico de campo. Hacía mi trabajo de campo en la mina los sábados y domingos, mientras que el de gabinete en sus oficinas de Zepita, las tardes de lunes a viernes, percibiendo un buen sueldo como empleado a tiempo completo, lo que despertó el interés de mis hermanos menores, Laco y Nilo, quienes vieron que en minería había oportunidades de hacer dinero rápidamente”, recuerda con orgullo.

Terminados sus estudios en la UNI, presentó una solicitud de trabajo en la Cerro de Pasco Corporation, al no recibir respuesta, se comunicó con el Ing. Julio Carrión, su tutor de prácticas, quien le dijo que siguiera esperando pues lo habían designado a Morococha.

“Además me pidió que le recomendara a uno de mi promoción para trabajar con él. Fue así como mi compañero de estudios, Guillermo Orbezo (Q.E.P.D.), se integró a la Cerro de Pasco antes que yo. No tenía trabajo, pero me daba el lujo de recomendar a otros”, rememora con jocosidad.

Ese fue el inicio de casi 20 años de labores en operaciones, planeamiento y proyectos mineros, subterráneos y a cielo abierto, en pequeña, mediana y gran minería, en el Perú y en el extranjero.

Fue jefe de Guardia en Morococha con la Cerro de Pasco Corporation, jefe de Sección y después superintendente en Alpamarca del Sindicato Minero Río Pallanga, Ingeniero de Planeamiento en el Berkeley Pit en Bute, Montana, superintendente general en Minas Ocoña, Ingeniero de Proyectos en Minero Perú, gerente de Operaciones en Sociedad Minera Gran Bretaña y gerente general de la Compañía Minera Mallay y Cajatambo.

“En Alpamarca, teníamos el cuerpo mineralizado Don Pablo, explorado y cubicado pero no explotado por muchos años, debido a que el mineral y cajas eran muy deleznables y no se podía comunicar una chimenea de 40 metros por derrumbe, lo que obligaba a utilizar enmaderado en todas las labores, haciendo su explotación de alto costo y baja productividad. Entonces el gerente de la empresa, ingeniero Alberto Ramírez, me conminó a explotarlo o abandonarlo como mineral no económico. Aplicamos el método de Hundimiento por Bloques en pequeña escala, como la primera experiencia en el país, resultando idóneo en este tipo de cuerpos y exitoso al extraerse el mineral de fácil fragmentación a un costo bastante bajo, pues no había perforación, ni voladura, ni sostenimiento, solo extracción”, explicó sobre su paso por las minas del Perú.

El docente
Con la experiencia acumulada en las labores mineras en nuestro país y el exterior, se incorporó como Profesor Asociado contratado a tiempo parcial en la UNI, con lo cual inició una nueva etapa de su vida que se prolonga por más de 30 años y ha marcado un hito en la historia de la formación técnico-profesional de la minería peruana con más de 10 mil estudiantes que se nutrieron de su amplio conocimiento.

En la Universidad Nacional de Ingeniería luego fue Profesor Principal nombrado a tiempo completo, director de la Escuela Profesional de Ingeniería de Minas en tres periodos y finalmente decano de la Facultad de Ingeniería Geológica, Minera y Metalúrgica en dos oportunidades.

Además, fue Profesor Asociado contratado a tiempo parcial en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) y en la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).

El 2003, junto con los ingenieros Jorge Ayala y Mario Cedrón al advertir en forma visionaria que las cerca de 20 universidades de la época solo formaban profesionales y existía la necesidad de especialistas de mando medio, fundó el Centro Tecnológico Minero (Cetemin), asociación educativa sin fines de lucro, que adiestra a técnicos y operadores calificados para la minería.

Esta organización inició con 16 alumnos, lo que aumentó en forma permanente y sostenida hasta completar cerca de 100 técnicos egresados por año en el primer quinquenio. Esto subió a 300 en el segundo y se proyecta a más de 500 en el tercer lustro, haciendo un total de 3,130 técnicos, egresados en 120 promociones hasta abril de 2015.

Entre los diferentes cargos que ha ocupado en las instituciones más representativas del sector, entre 1979 y 1981 presidió el Capítulo de Ingeniería de Minas del Consejo Departamental de Lima del Colegio de Ingenieros del Perú (CD Lima – CIP) y de manera exitosa el 8º Congreso Nacional de Minería en 2010 y el II Congreso Internacional de Tecnología para la Minería (Expotecnomin 2016) este año.

Igualmente, ha sido director del Instituto Geológico Minero y Metalúrgico (Ingemmet) y actualmente es miembro titular del Comité Editorial de la revista Tecnología Minera, miembro vitalicio del CIP, asociado vitalicio del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú, cesante de la UNI y asociado vitalicio de la Corporación Educativa Cetemin como Presidente Honorario.

Entre los reconocimientos que le han conferido, en junio último recibió la Medalla del CD Lima-CIP, máxima distinción que se otorga a los colegiados, además una de las sedes de Cetemin lleva su nombre y en su atrio se develó un busto en homenaje a su destacada trayectoria profesional y contribución a la formación técnica de excelencia.

A sus 82 años, este Minero Notable mantiene intactas sus dotes intelectuales y en un análisis de la actual situación de la minería peruana nos dice que “la inversión minera de 45 mil millones de dólares en la década 2004-2013 extrajo de la pobreza a 10 millones de peruanos, que pasaron a la población económicamente activa de clase media. Es decir, con una inversión similar en los próximos diez años, por seguro que se rescatará a los 7 millones de pobres que todavía quedan y podremos tener un país en camino al desarrollo como todos anhelamos”.

De la misma forma, en una acertada reflexión nos dejó el siguiente mensaje: “No hagamos de la minería lo que sucede con el petróleo, pues el Perú de ser el primer país de Latinoamérica en producir diésel, ahora ya está cerrando todos los pozos, de hecho nadie explora, pronto no habrá Canon Petrolero. Cambiemos esta filosofía del atraso y comencemos por dar facilidades para la exploración minera, pues esta encuentra yacimientos para explotar, no nos quedemos sin depósitos minerales y quitemos los excesivos permisos y licencias que constituyen un verdadero freno”.




Otras Notas

Julio Pablo Orihuela Gómez: Contribución y capacidad a favor del desarrollo sustentable de la minería
Walter Toribio Casquino Rey: Conocimiento, visión y aporte para una minería más competitiva
Enrique Benjamín Boza Barrios: Competencia y esfuerzo a favor del desarrollo de la minería argentífera
Mariano Eduardo de Rivero y Ustáriz: Eminente científico, visionario y precursor de la minería moderna
Amado Yataco Medina: Capacidad y aporte al desarrollo de la minería de fines del siglo XX
Víctor Raúl Eyzaguirre Parra: Talento y contribución al avance de la minería aurífera en el Perú
Michel Fort Figari: Pionero, investigador y propulsor de la metalurgia peruana
Andrés Bravo Bresani: Visionario promotor de la actividad minera como base del desarrollo
Alfonso Rizo Patrón Remy: Investigación y contribución al desarrollo integral del país


                   PUBLICIDAD

Revista MINERIA lGuia de Proveedores lOpiniones lAnuncie lSuscribase lContáctenos lMapa del Site © Instituto de Ingenieros de Minas del Perú
Derechos Reservados
Sitio desarrollado por: