Agregar a favoritos
Recomienda a un amigo
Buscar en la web:
Código asociado:
Password: Perú

 Artículos Técnicos
 La Institución
 El Sector
 Proveedores
 En el Mundo
 Especiales
 Multimedia
 Agenda
EDICIÓN IMPRESA








   
 
Especiales



Mariano Eduardo de Rivero y Ustáriz: Eminente científico, visionario y precursor de la minería moderna


Entre los profesionales que cimentaron el desarrollo del Perú en los albores de la Independencia, destaca don Mariano Eduardo de Rivero y Ustáriz, Minero Notable quien como científico, químico, mineralogista, geólogo, protoarqueólogo, político y diplomático ofreció un invalorable aporte al desarrollo futuro de la minería en el país.

Nacido el 22 de octubre de 1798 en Arequipa, inició sus primeros estudios en el seminario de San Jerónimo de la Ciudad Blanca, donde desde temprana edad mostró una aptitud y cualidades de extraordinario observador y gran inteligencia.

A los doce años viajó a Europa para continuar con su formación académica. Ingresó a la Escuela Católica de Dowling, en Highgate (Inglaterra), recinto en el que se le inculcó conocimientos sobre matemáticas, ciencias físicas, geografía e historia y recibió gran influencia del británico Humphry Davy, reconocido en el ambiente científico por sus descubrimientos del sodio, potasio y los metales alcalinotérreos.

Posteriormente, se trasladó a Francia, donde estudió en la Escuela Superior de Minas de París, entre los años de 1818 y 1820. Fue en esta ciudad donde se hizo amigo del famoso naturalista Alexander Von Humboldt, quien se encontraba en plena labor de investigación para escribir su obra maestra.

Durante, esos años de formación profesional se nutrió del espíritu científico de Georgius Agricola, el gran sistematizador de la metalurgia europea de mediados del siglo XVI y del barón Ignaz Von Börn, autor de una de las más notables y revolucionarias técnicas de beneficio por amalgamación en la minería de la plata.

Esta ilustrada influencia, lo llevó a realizar sus propias investigaciones y en 1821 publicó en la revista Annales de Chimie et de Physique, el descubrimiento de una nueva especie mineralógica, que bautizó como Humboldtina, con lo que sentó las bases de una nueva teoría científica que permitió por esos años establecer vinculación entre los minerales y su medio circundante.

Igualmente, desarrolló un detallado estudio sobre el salitre de Tarapacá, que publicó en los Annales des Mines, en el que tras varias pruebas de ensayo y válidas razones, expuso las posibilidades de industrializar ese mineral, impulsando con ello a gran escala la explotación y comercio de esa riqueza natural del Perú.

Por ese entonces, el interés científico de don Mariano no solamente se volcó en el salitre, sino también en el conocimiento de aquellos famosos y polémicos métodos de beneficio de metales por amalgamación que se utilizaban en las minas del nuevo mundo.

Sobre esa sofisticada tecnología, inició diversas investigaciones que tiempo después le permitieron plantear algunas reformas con el fin de contribuir a una mejor explotación minera, lo que fue inicialmente publicado en los Archives des Decouvertes y luego por la Biblioteca Americana o Miscelánea de Literatura, Artes y Ciencias.

En América
Con un vasto prestigio por sus sólidos conocimientos, fue convocado por el gobierno colombiano para hacerse cargo de una expedición científica con la finalidad de organizar y dirigir no solamente la difusión de los conocimientos científicos y la más alta tecnología, sino también para que desarrollara la explotación minera en esas zonas geográficas.

De esta forma, en noviembre de 1823, inaugura en Bogotá el Museo de Historia Natural y la escuela de Minas de Colombia, siendo su primer director. Además, dejó un bien sistematizado inventario de todos los recursos naturales de ese país.

Dos años después, don Mariano decidió retornar al Perú, motivado por el deseo de volver a ver a su familia y con el ánimo de contribuir en el duro trabajo de construir la naciente República. Es así, que por Resolución Suprema del 2 de marzo de 1826, fue designado director general de Minería, Agricultura, Instrucción Pública y Museo.

Desde ese cargo, tuvo la ardua tarea de reactivar la producción minera en el Perú, así como también ofrecer su aporte en otros campos del conocimiento. Inicialmente, buscó restablecer las relaciones con el gremio de mineros y las juntas regionales, a través de una política de regularización en el aprovisionamiento del azogüe y pólvora, artículos de gran consumo en los asientos mineros de la época.

Fue tarea de vital importancia en ese entonces, la difusión de las más modernas técnicas entre los mineros, por lo que emprendió una campaña de educación que inició con la publicación mensual del Memorial de Ciencias Naturales y de Industria Nacional y Extranjera, que incluía trabajos y artículos de interés técnico y científico.

También preparó una serie de traducciones de textos clásicos contemporáneos como “Mineralogías” de Phillips y Brogniart, “Química” de Berzelius y el “Tratado de Metalurgia” de Guenyveau, usados en Francia, Inglaterra y en toda Europa.

Con la exitosa experiencia de la implementación de la escuela de Minas de Colombia, elaboró un proyecto para abrir una similar en nuestro país y expuso las bases de una política minera cimentada en un sistema técnico que permita aprovechar los recursos minerales existentes en diversas partes de la geografía peruana con el uso de las más modernas técnicas y conocimientos.

Es así, que en 1828 crea la Escuela de Minas de Lima (hoy Universidad Nacional de Ingeniería) y el Primer Museo Nacional de Historia Natural, Antigüedades e Historia del Perú (hoy Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú).

Como director general de Minería, elaboró un cuadro casi completo de los recursos carboníferos de toda la sierra central y sur del Perú, lo que permitió con el tiempo la introducción del uso del carbón de piedra como fuente de energía no solo en los asientos mineros sino también para la población.

Durante esos años, publicó algunos de sus trabajos más representativos como: “Memoria sobre la amalgamación como se practica en Freyberg”, “Beneficio de los metales de plata por amalgamación”, “Análisis de las aguas minerales de Yurán”, “Memoria sobre el guano”, “Descripción de unos ídolos de oro, plata y barro”, “Memoria sobre el rico mineral de Pasco”, “Visita a las minas de Puno” y el “Diccionario de las principales voces técnicas de la mineralogía peruana”.

Tras el golpe de Estado de 1829, emigra a Chile, donde lleva a cabo estudios sobre meteorología y minerales, analiza las aguas del río Mapocho, algunos meteorit



Otras Notas

Pedro Ly Zevallos: Talento e ingenio para el descubrimiento de depósitos minerales
Julio Pablo Orihuela Gómez: Contribución y capacidad a favor del desarrollo sustentable de la minería
Walter Toribio Casquino Rey: Conocimiento, visión y aporte para una minería más competitiva
Isaac Ríos Quinteros: Visión y talento para promover la formación técnica en minería
Enrique Benjamín Boza Barrios: Competencia y esfuerzo a favor del desarrollo de la minería argentífera
Amado Yataco Medina: Capacidad y aporte al desarrollo de la minería de fines del siglo XX
Víctor Raúl Eyzaguirre Parra: Talento y contribución al avance de la minería aurífera en el Perú
Michel Fort Figari: Pionero, investigador y propulsor de la metalurgia peruana
Andrés Bravo Bresani: Visionario promotor de la actividad minera como base del desarrollo


                   PUBLICIDAD
Revista MINERIA lGuia de Proveedores lOpiniones lAnuncie lSuscribase lContáctenos lMapa del Site © Instituto de Ingenieros de Minas del Perú
Derechos Reservados
Sitio desarrollado por: