Agregar a favoritos
Recomienda a un amigo
Buscar en la web:
Código asociado:
Password: Perú

 Artículos Técnicos
 La Institución
 El Sector
 Proveedores
 En el Mundo
 Especiales
 Multimedia
 Agenda
EDICIÓN IMPRESA








   
 
Especiales



Amado Yataco Medina: Capacidad y aporte al desarrollo de la minería de fines del siglo XX


Uno de los ingenieros de minas que mayor incidencia tuvo en la reactivación del sector minero de fines del siglo XX, fue don Amado Yataco Medina, Minero Notable, que desde el sector público como privado ofreció una contribución sin parangón para que el sector minero en el Perú tome un nuevo rumbo y le permita consolidarse como la principal actividad económica del país. 

Nacido en El Callao el 11 de junio de 1938, su formación secundaria la realizó en la Gran Unidad Escolar 2 de Mayo, donde desde temprana edad mostró una gran aptitud para las matemáticas, lo que lo vislumbraba como un gran ingeniero.

Tiempo después ingresó a la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), graduándose como ingeniero de minas en 1961, junto a destacados profesionales como Walter Casquino Rey, Julio Orihuela Gómez, Jaime Sánchez Saavedra, Roger Evangelista Sánchez, Oscar Medina Beltrán, José Vidalón Gálvez, Alejandro Ramírez Saba, entre otros.

Inició su experiencia laboral en el Instituto de Salud Ocupacional, entidad que le posiblitó viajar a los Estados Unidos de Norteamérica para capacitarse en Ventilación de Minas e Industrial en la Michigan Technological University, lo que le sirvió posteriormente para ser catedrático de Ventilación de Minas y Seguridad Minera en la UNI por 18 años ininterrumpidos.

Igualmente, realizó trabajos técnicos y prácticos en el Michigan Department of Health in Detroit, Lansing y Minas de Iron River, de White Pine y Columbia, en el U.S. Public Health Service sobre Seguridad Industrial y Contaminación Atmosférica en Cincinnati y sobre explosiones de metano y carbón, seguridad minera y pernos de anclaje en el U.S.A Bureau of Mines en Pittsburgh.

Además, cuenta con una especialización en Planeamiento, Evaluación de Proyectos Mineros y Energéticos, así como en Finanzas, por la University of Montreal de Canadá.

De retorno al país, realizó estudios científicos sobre salud ocupacional en los centros mineros de Barmine, Colquijirca, Hierro y Cobre Acarí, y tuvo la oportunidad de desarrollar una activa labor en condición de asesor técnico de la Dirección General de Minería, que estaba a cargo de don  David Ballón Vera, a quien conoció cuando fue practicante en Compañía Minera Milpo.

“David fue uno de los mineros más honestos, leales e inteligentes que he conocido, con él congeniamos rápidamente porque a los dos nos gustaba enfocar los problemas sobre una base científica, es decir, tratar de llevar la teoría a la práctica. Él decía: en la minería hay que hacer las cosas con inteligencia”, afirma en recuerdo de tan ilustre ingeniero.

Con la vasta experiencia con la que contaba, don Amado se convirtió en uno de los consultores sobre ventilación industrial y minera más solicitados en el país. Así asesoró a Sociedad Minera El Brocal, en las minas Culquijirca y Santa Bárbara; Compañía Minera Buenaventura, en Julcani y Recuperada; Compañía Minera Millotingo; Castrovirreyna Metal Mines Company, en San Genaro; Gie Impregilo de Italia y en Fermín Málaga Santolalla e Hijos.

De otra parte, representó al Perú en diferentes reuniones internacionales como delegado del gobierno en las conversaciones de California en Estados Unidos de Norteamérica, sobre el Proyecto Bayóvar; en las reuniones del Consejero Intergubernamental de Países Exportadores de Cobre, en París, en Lima y Santiago de Chile entre los años 1970 y 1976, y representante ante las sesiones de la Asociación de Países Productores Exportadores de Minerales de Hierro, que se efectuaron en Ginebra (Suiza) por los años 1973 y 1974.

Su reconocida trayectoria le posibilitó ser convocado para elaborar la Ley General de Minería, presidir la comisión que valorizó los bienes de la Cerro de Pasco Corporation e integrar la comisión de alto nivel que asesoró al gobierno peruano en las negociaciones sobre Marcona con los Estados Unidos de Norteamérica. 

Además, realizó una evaluación de la mediana minería nacional con el objetivo de brindarle apoyo técnico, económico, financiero, tributario y de comercialización, y elaboró un proyecto para un nuevo sistema tributario minero, basado en la rentabilidad del negocio.

Entre 1974 y 1977, fue Director General de Minería –convirtiéndose en el funcionario más joven en ostentar ese cargo–, director del Banco Minero del Perú, director de Empresas Eléctricas Asociadas; vicepresidente del Instituto Científico y Tecnológico Minero (Incitemi), director de Minero Perú Comercial (Minpeco) y asesor de la Presidencia Ejecutiva de Centromin Perú por tres años hasta 1979.

En la década del 90’ fue elegido viceministro de Minas del Ministerio de Energía y Minas, donde colaboró en la estrategia nacional de privatización de las empresas del sector minero, que tuvo como resultado la transferencia de Tintaya, Antamina y Cerro Verde y la refinería de Ilo, entre otros.

“Era una pena como se trabajaba en Cerro Verde. Tintaya era un desastre, cuando se le entregó al Gobierno Regional del Cusco estaba quebrada, no aportaba un centavo en libros y la debacle continuó. Todo eso se rehízo, la refinería de cobre de Ilo, que era absolutamente marginal se integra con la fundición y el conjunto hace un negocio rentable. Cajamarquilla también era un caos y ahora está entre las refinerías de zinc más eficientes del mundo. Con la privatización renació la minería y la metalurgia peruana”, rememora con orgullo.

En ese marco, también promovió la dación de la Ley del Catastro Minero, que permitió el ordenamiento de la actividad extractiva, en cuya formulación e implementación don Amado destaca el valioso aporte de los ingenieros Eduardo Salomón y Walter Casquino, respectivamente.

Gracias a esta destacada labor, tiempo después fue designado ministro de Energía y Minas, cargo desde el que continuó con la promoción del proceso de privatización, convencido de que era la manera más acertada de impulsar la economía.

Al dejar esta cartera ministerial, retomó sus actividades como consultor. Fue así que en una oportunidad don Alberto Benavides le propuso que visitara una mina y le hiciera un informe. Luego le pidió que haga similar trabajo en otras unidades y finalmente le propuso que se encargue del proyecto Tantahuatay.

De esta manera, desde noviembre de 2003 hasta julio de 2011, fue gerente general de Compañía Minera Coimolache, titular de Tantahuatay en la provincia de Hualgayoc, en la región Cajamarca, donde se llegó a procesar  hasta 18,000 toneladas métricas por día de mineral.

Desde octubre de 2011 hasta fines diciembre de 2012, fue director de proyectos de Minera Ya



Otras Notas

Pedro Ly Zevallos: Talento e ingenio para el descubrimiento de depósitos minerales
Julio Pablo Orihuela Gómez: Contribución y capacidad a favor del desarrollo sustentable de la minería
Walter Toribio Casquino Rey: Conocimiento, visión y aporte para una minería más competitiva
Isaac Ríos Quinteros: Visión y talento para promover la formación técnica en minería
Enrique Benjamín Boza Barrios: Competencia y esfuerzo a favor del desarrollo de la minería argentífera
Mariano Eduardo de Rivero y Ustáriz: Eminente científico, visionario y precursor de la minería moderna
Víctor Raúl Eyzaguirre Parra: Talento y contribución al avance de la minería aurífera en el Perú
Michel Fort Figari: Pionero, investigador y propulsor de la metalurgia peruana
Andrés Bravo Bresani: Visionario promotor de la actividad minera como base del desarrollo


                   PUBLICIDAD
Revista MINERIA lGuia de Proveedores lOpiniones lAnuncie lSuscribase lContáctenos lMapa del Site © Instituto de Ingenieros de Minas del Perú
Derechos Reservados
Sitio desarrollado por: