Agregar a favoritos
Recomienda a un amigo
Buscar en la web:
Código asociado:
Password: Perú

 Artículos Técnicos
 La Institución
 El Sector
 Proveedores
 En el Mundo
 Especiales
 Multimedia
 Agenda
EDICIÓN IMPRESA








   
 
Especiales



Carlos Lissón Beingolea: Científico eminente y padre de la geología peruana


Considerado como el padre de la geología peruana por sus rigurosos estudios paleontológicos, estratigráficos y petrográficos, así como por haber introducido en el Perú y América Latina las investigaciones microlitológicas, don Carlos Lissón Beingolea es uno de los más prominentes y recordados Mineros Notables, cuyo ejemplo de trabajo perseverante sigue y seguirá vivo en las futuras generaciones de profesionales de las ciencias de la tierra.

Nació en Lima el 17 de septiembre de 1868, fue hijo de doña Dolores Beingolea y del escritor y maestro Carlos Lissón. Sus estudios escolares los realizó en los colegios Whilar y Nuestra Señora de Guadalupe, donde desde temprana edad mostró una especial predilección por las ciencias y su enseñanza.

Esta curiosidad intelectual lo llevó a ingresar a la antigua Escuela Nacional de Ingenieros, hoy Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), de la que egresó con el título de Ingeniero de Minas en 1894 junto a José Bravo, Fermín Málaga Santolalla, Lizardo Alvarado, Santiago Marrou, Nicanor García y Belisario Masías.

Tres años después, en su alma máter, inició el dictado de los cursos: Micropetrografía y Geología, Cálculo Infinitesimal y Paleontología. En 1899, en este centro de estudios superiores, estableció el primer gabinete de Petrología Microscópica en Sudamérica.

De esta forma, introdujo en el país y América Latina los estudios microlitológicos, lo que fue un gran avance para la clasificación de los minerales según los caracteres microscópicos de su textura.

Del mismo modo, al igual que su padre, quien llegó a ser decano de la Facultad de Letras, don Carlos Lissón fue catedrático de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), donde fundó la sección de Ciencias Físicas y Geológicas, que viene a ser la primera Escuela de Geología del Perú.

En su clase inaugural de Geología y Paleontología en la UNMSM, cuentan sus estudiantes que se refirió a don Sebastián Barranca y Lovera como “el fundador de la enseñanza de las ciencias geológicas en el Perú”.

Junto a una cátedra de primer nivel, en el ámbito universitario, también desarrolló una larga y fructífera tarea de investigación en el campo geológico que lo llevaría a erigirse como uno de los intelectuales más influyentes de su época junto a Scipión Llona, Julio C. Tello y Federico Villarreal.

En 1908 optó el grado de doctor en Ciencias y profundizó sus trabajos de investigación experimental en nuestro país, en los que combinó de manera armónica los aspectos paleontológico, estratigráfico y petrográfico, realizando una contribución sin precedentes en el conocimiento de la geología nacional.

Antonio Raimondi
Este ilustre investigador minero reconoció a don Antonio Raimondi como su excelso maestro, por la obra que desarrolló y el material e información que acumuló en su recorrido durante dieciocho años por el Perú. En ese contexto, ofreció un explicativo y bien sustentado discurso en la inauguración del monumento a la memoria de Raimondi en la Plaza Italia el 15 de agosto de 1910.

Igualmente, recibió una gran influencia del sabio alemán Gustavo Steinmann, con quien viajó por la región andina ayudándolo en el trazo de las formaciones geológicas para configurar el primer perfil de la Cordillera Occidental, que quedó plasmado en la obra Geología del Perú.

También guardó especial estima por Joaquín Capelo, por cuya gestión la Escuela de Ingenieros importó de Alemania una colección de fósiles y también los primeros libros para la formación de una biblioteca geológica.

En 1920, junto al Dr. Julio C. Tello y en compañía del geólogo José Bravo Bresani, participó en la creación de la Asociación Peruana para el Progreso de la Ciencia. Cuatro años más tarde fundó y fue el primer presidente de la Sociedad Geológica del Perú (SGP), institución que hasta nuestros días mantiene vivo y vigente el interés por las ciencias de la tierra en nuestro país.

Aporte
En la vasta obra de don Carlos Lissón, muchos de sus libros continúan siendo fuente de consulta para los geólogos. Así, destaca Contribución a la geología de Lima y sus alrededores, escrito en 1907; Contribución al conocimiento sobre algunos Ammonites del Perú (1908) y Edad de los fósiles peruanos y distribución de sus depósitos en la República, que incluía un mapa paleontológico del Perú y que se editó en cuatro oportunidades (1913, 1917, 1924 y 1942).

Igualmente, Mapa cronológico del levantamiento de los Andes Peruanos (1924), Geología estructural (1927), Mapa geológico de la Cordillera del Perú según las observaciones de los Srs. G. Steinmann, C. Lissón, R. Stappenbeck y otros bosquejado por G. Steinmann y C. Lissón (1929) y Contribución al conocimiento de algunas trigonias neocómicas del Perú (1930).

Asimismo, como un aporte al mejor entendimiento de la geología de la capital de la República, publicó La prolongación por el norte y sur del cretáceo de Lima y la determinación de sus diferentes pisos. También es de resaltar el ensayo Cómo se generó el suelo peruano.

Entre los múltiples reconocimientos que recibió este Minero Notable, figura su elección como Profesor Honorario de la UNI. Además, fue distinguido por instituciones académicas de América y Europa como la Sociedad de Geología de Francia, Inglaterra, Alemania y Estados Unidos, de las cuales formó parte.

En homenaje a su dilatada y fecunda producción científica cada 17 septiembre, fecha de su nacimiento, se conmemora el Día de la Geología en el Perú. Asimismo, un 11 de septiembre de 1957, en la Facultad de Ciencias de la UNMSM, se erigió un busto en recuerdo de su memoria.

Como máxima expresión de reconocimiento y la que mejor enmarca la idea de este conspicuo ingeniero de minas, en 1974 a iniciativa de los ingenieros Luis Vargas Barbieri, Jaime Rosas Torres y Tomás Quispe Franco, se fundó el Colegio Carlos Lissón Beingolea en La Molina, institución que se caracteriza por inculcar entre los estudiantes el amor por la ciencia y la formación ética, fundamentos que guiaron la vida de su sabio epónimo.

A la edad de 86 años, un 18 de marzo de 1947, falleció este eminente maestro y hombre de ciencia que, si bien no dirigió sus esfuerzos a explorar la parte práctica de su profesión, sentó las bases científicas de la labor geológica en el Perú, piedra angular del desarrollo actual de la minería en el país, motor i



Otras Notas

Pedro Ly Zevallos: Talento e ingenio para el descubrimiento de depósitos minerales
Julio Pablo Orihuela Gómez: Contribución y capacidad a favor del desarrollo sustentable de la minería
Walter Toribio Casquino Rey: Conocimiento, visión y aporte para una minería más competitiva
Isaac Ríos Quinteros: Visión y talento para promover la formación técnica en minería
Enrique Benjamín Boza Barrios: Competencia y esfuerzo a favor del desarrollo de la minería argentífera
Mariano Eduardo de Rivero y Ustáriz: Eminente científico, visionario y precursor de la minería moderna
Amado Yataco Medina: Capacidad y aporte al desarrollo de la minería de fines del siglo XX
Víctor Raúl Eyzaguirre Parra: Talento y contribución al avance de la minería aurífera en el Perú
Michel Fort Figari: Pionero, investigador y propulsor de la metalurgia peruana


                   PUBLICIDAD
Revista MINERIA lGuia de Proveedores lOpiniones lAnuncie lSuscribase lContáctenos lMapa del Site © Instituto de Ingenieros de Minas del Perú
Derechos Reservados
Sitio desarrollado por: