Agregar a favoritos
Recomienda a un amigo
Buscar en la web:
Código asociado:
Password: Perú

 Artículos Técnicos
 La Institución
 El Sector
 Proveedores
 En el Mundo
 Especiales
 Multimedia
 Agenda
EDICIÓN IMPRESA








   
 
Especiales



Fernando Carlos Fuchs Carrera: Insigne minero, hombre de Estado y excelso visionario


Multifacético por excelencia, con una actitud innovadora y visionaria propia de los hombres llamados a plasmar una impronta imborrable en el devenir de la historia, don Fernando Carlos Fuchs Carrera fue uno de los Mineros Notables más insignes que tuvo el Perú, que brilló en el ámbito público y privado, en el académico, empresarial y político.

Nació en la ciudad de Lima el 9 de abril de 1871, siendo hijo de don Pablo Fuchs Polack y Felipa Carrera Tirado. Sus primeros estudios los desarrolló en el famoso Instituto de Lima, donde destacó por su espíritu emprendedor y aptitud por la investigación.

En 1888 ingresó a la entonces Escuela de Ingenieros de Lima, para cuatro años más tarde graduarse de ingeniero de minas junto a Francisco Castillo, Guillermo Marquina, Julio A. Morales y Carlos Elizalde.

Su labor profesional la inició en el yacimiento de Aguas Calientes de propiedad de don Ricardo Bentín, en Huarochirí. Luego laboró en la Oficina de Beneficio La Victoria, en Yauli, de Sociedad Minera de Carahuacra.

Más tarde, dirigió el trabajo en las minas Elisa, Americana y Volcán, de la Compañía Americana de Minas. Posteriormente, fue contratado por la Empresa Patara Mining Co., en el departamento de Áncash, y desde esa fecha hasta 1900 destacó por los diferentes estudios que realizó en Vinchos y Huamanrauca en Cerro de Pasco, en Cochasayhuas de la Cotabamba Auraria Mining Company  -descubriendo su gran  riqueza- y en Colquijirca de Eulogio Fernandini.

También hizo investigaciones en las minas Santa María de los alrededores de Arequipa y del carbón de Paracas al sur de Pisco, siendo el primero en señalar la existencia de terreno carbonífero cuyos fósiles clasificó y estudió sobre la explotación del río Inambari por medio de dragas.

Llegó a ser director de las Sociedades Mineras Alpamina y Carahuacra, e ingeniero residente y posterior consultor de la mina, en ese entonces las más rica del mundo, llamada Santo Domingo, en Carabaya, propiedad de la Inca Mining Co.

Asimismo, formó la Sociedad Minera de Sacracancha y exploró las minas de Canza, en Ica y de Patococha, en Junín.

En 1903 viajó a los Estados Unidos y Europa, donde visitó muchos centros mineros, fábricas e industrias mineras, poniéndose en contacto con la más moderna tecnología. A su retorno, fue nombrado catedrático principal del curso de Docimasia en la Escuela de Ingenieros de Lima, labor educativa en la que se mantuvo por más de dos décadas.

En ese tiempo publicó una serie de investigaciones y propuestas, entre las que destacó un curso muy completo sobre Química Analítica y estudios sobre la extracción del carbonato de sodio de las aguas salinas de la costa y la industria del papel a partir del bagazo de la caña.

En este ámbito, desde 1928 fue incorporado como docente de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, llegando a ser profesor honorario del Instituto Técnico de la Facultad de Ciencias Económicas y Comerciales para mediados de la década del cincuenta.

En forma paralela, formó la Compañía Manufacturera de Vidrio del Perú y la Compañía de Mármoles Peruanos, como una expresión de su versatilidad y visión profesional del negocio.

Político de primer nivel
Este multifacético ingeniero de minas, desarrolló en 1910 una importante labor en la Municipalidad de Lima como inspector de Obras y Pavimentos, ofreciendo su talento a favor del progreso de la ciudad, labor por la que fue reconocido con una placa de oro.

En 1913 fue elegido diputado nacional por el distrito de Tambopata (Madre de Dios) y en 1914 ministro de Gobierno en momentos de la crisis monetaria mundial a causa de la guerra europea. Entonces salvó la situación de la clase obrera, evitando la clausura de las fábricas y talleres, lo que fue reconocido por la población.

Igualmente, presentó al Congreso un innovador proyecto de ley electoral que estableció el Registro Electoral sobre la base del Registro Militar y, como presidente de la Comisión de Minería, participó en el largo debate de la ley sobre tributación minera y agrícola.

Entre los años 1911 a 1913 fue miembro del Consejo Superior de Minería, cargo desde el cual alentó el desarrollo minero y realizó significativos aportes a la jurisprudencia minera.

Esta experiencia acumulada, tanto en el ámbito público como privado, así como en sus viajes al exterior del país, le valió para ser nombrado ministro de Hacienda en 1919, puesto desde el cual impulsó la creación del Banco de la Nación, originando posteriormente ese proyecto la implementación del Banco Central de Reserva.

Estableció la Dirección de Subsistencias e hizo un ventajoso arreglo con el Shipping Board, que le produjo al Estado considerable rentabilidad. También creó la moneda feble y desarrolló una propaganda masiva en los Estados Unidos de Norteamérica en favor de los empréstitos a nuestro país que permitieron un vasto programa de obras públicas durante el denominado Oncenio del presidente Leguía.

Su ya reconocida trayectoria como diputado y gran orador del Parlamento Nacional fue coronada en 1928 al ser elegido senador por el departamento de Puno, localidad donde también era admirado y lo que demuestra que su labor tuvo siempre una gran proyección y reconocimiento.

Este insigne ingeniero y político peruano formó parte  de la American Institute of Mining and Metallurgical Engineers, la Sociedad de Ingenieros del Perú –de la cual fue presidente en cinco oportunidades–, el Consejo Superior de Trabajo y Previsión Social, y la Sociedad Geológica del Perú. Además, fue vocal de la Junta Depuradora de Créditos y miembro honorario del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP).

Igualmente, fue miembro del Consejo Consultivo de Economía Nacional, presidente de la delegación peruana en el Congreso Financiero Panamericano de Estados Unidos y titular de la Liga de Defensa Nacional que obsequió armamento al Ejército Nacional, entre otros relevantes cargos.

Este Minero Notable, que dejó una huella profunda no solo en el ámbito empresarial minero sino también en la vida política, académica y económica del país, vio apagarse la luz de su inagotable aporte en el verano de 1954, quedando perennizado en la historia como uno de los peruanos más ilustre que demostró cómo puede mejorar la administración del Estado con la participación de los profesionales mineros.




Otras Notas

Pedro Ly Zevallos: Talento e ingenio para el descubrimiento de depósitos minerales
Julio Pablo Orihuela Gómez: Contribución y capacidad a favor del desarrollo sustentable de la minería
Walter Toribio Casquino Rey: Conocimiento, visión y aporte para una minería más competitiva
Isaac Ríos Quinteros: Visión y talento para promover la formación técnica en minería
Enrique Benjamín Boza Barrios: Competencia y esfuerzo a favor del desarrollo de la minería argentífera
Mariano Eduardo de Rivero y Ustáriz: Eminente científico, visionario y precursor de la minería moderna
Amado Yataco Medina: Capacidad y aporte al desarrollo de la minería de fines del siglo XX
Víctor Raúl Eyzaguirre Parra: Talento y contribución al avance de la minería aurífera en el Perú
Michel Fort Figari: Pionero, investigador y propulsor de la metalurgia peruana


                   PUBLICIDAD
Revista MINERIA lGuia de Proveedores lOpiniones lAnuncie lSuscribase lContáctenos lMapa del Site © Instituto de Ingenieros de Minas del Perú
Derechos Reservados
Sitio desarrollado por: