Agregar a favoritos
Recomienda a un amigo
Buscar en la web:
Código asociado:
Password: Perú

 Artículos Técnicos
 La Institución
 El Sector
 Proveedores
 En el Mundo
 Especiales
 Multimedia
 Agenda
EDICIÓN IMPRESA








   
 
Especiales



Víctor Ernesto Baertl Montori: Ingenio y capacidad organizativa a favor del desarrollo de la minería y la industria


Entre los peruanos más ilustres que han destacado en el sector minero y en otras industrias por su talento organizador y capacidad para enfrentar los momentos más duros de la economía nacional, resalta la figura de don Víctor Ernesto Baertl Montori, quien con su reciente desaparición enlutó no solo a la minería, sino también al empresariado peruano en general.

Nació en Lima el 13 de marzo de 1922 y fue hijo del pionero de la minería don Ernesto Álvaro Baertl Schütz y doña Julia Claudia Amalia Montori. Sus primeros estudios escolares los realizó en Colquijirca, Cerro de Pasco, donde vivía junto a su familia por la intensa actividad minera de su padre, mientras que la secundaria la culminó en 1937 en la capital de la República.

Persuadido por su madre, pese a ser su vocación, no estudió Ingeniería de Minas; más bien, se inclinó por una carrera afín como la Ingeniería Química, recibiéndose en 1943 en la antigua Escuela Nacional de Ingeniería, hoy Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).

Un año más tarde, ingresó a trabajar en la Hacienda Tumán, donde llegó a ser jefe del ingenio para luego asumir la  subgerencia de la Compañía  Manufacturera de Vidrio, en Lima.

“En 1950 se dicta el Código de Minería que impulsó la industria minera y mi padre, al pensar que debería participar del espectacular crecimiento que la minería tendría en los años siguientes, me dijo: ‘Bueno, ya déjate de perder el tiempo en industrias y vamos a trabajar en la mina’. Es así como, en 1950, retomo mi vocación y entro a trabajar a la mina Caudalosa, de la Corporación Minera de Castrovirreyna”, contó con entusiasmo don Ernesto antes de su desaparición.

Las labores mineras no eran ajenas para él, pues compartió con su padre muchos pasajes de su vida en los centros mineros y, hasta en las vacaciones que tenía en la secundaria, viajaba a Cerro de Pasco para enrolarse en alguna tarea minera.

Posteriormente, en la década de los años sesenta, ingresó a Milpo y al Sindicato Minero Pacococha, donde desarrollaría sus más altas dotes profesionales que marcarían su vida hasta su jubilación en 1999.

“Siempre fuimos muy cuidadosos con el endeudamiento. Siendo yo el gerente general de Milpo me llamaban ‘el iletrado’ porque no firmaba letras de cambio, sino que buscaba otras alternativas para equilibrar las finanzas”, rememoró.

Consolidado en el sector minero peruano, don Ernesto fue convocado en agosto de 1968 por Carlos Rodríguez Pastor para integrar el directorio del Banco Central de Reserva del Perú, cargo en el que se mantuvo pese a los cambios que imprimió meses después el gobierno militar del general Juan Velasco Alvarado.

Por esa época fue elegido presidente de la Sociedad Nacional de Minería y Petróleo, y tuvo que afrontar uno de los momentos más difíciles para estas industrias, pues como él mismo llegó a contar, siempre andaban preocupados “de que viniera un coronel a tomar la dirección de las minas”.

“Una tarde Fernández Maldonado, el ministro de Energía y Minas, avisó que iba a visitar la Sociedad. Lo esperamos y él dirigiéndose a mí me dijo: ‘Hermano Tito, he venido aquí con una misión especial. Tú sabes cuáles son las líneas de este nuevo Gobierno y tienes que comprender que tenemos que seguir haciendo cambios. Ustedes hablan de la Sociedad Nacional de Minería y Petróleo. En realidad, de petróleo no tienen nada y de nacional, tampoco, así es que de aquí en adelante tu Sociedad se va a llamar Sociedad de Minería’, y así quedó”, recordó.

En su larga y exitosa trayectoria también fue presidente del Banco Minero entre 1975 y 1976,   fue director de once compañías mineras, siete industriales y cinco de otros sectores, llegando a presidir las empresas Milpo, Arcata, Sayapullo, Inresa, Indeco y Cobrecom.

En el ámbito institucional, en 1976 presidió la XIII Convención de Ingenieros de Minas del Perú, hoy PERUMIN – Convención Minera, que organiza el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP).

Además, don Ernesto demostró una clara disposición por apoyar la educación en el país y fue presidente del patronato de la Escuela de Administración de Negocios para Graduados (ESAN) y la Asociación Nacional de Scouts.

Entre las múltiples condecoraciones que recibió en reconocimiento a su labor profesional y empresarial, en 1980 el Instituto Peruano de Acción Empresarial (IPAE) le otorgó la medalla como Empresario del Año, recibiendo similar distinción de la Asociación de Exportadores (ADEX) en 1994.

Igualmente, la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep) le otorgó la medalla Eduardo de Habich en el evento empresarios del Siglo 1900-2000.

De otro lado, la UNI le confirió la Antorcha de Habich, como egresado distinguido, y recibió distinciones del Instituto Peruano de Fomento Educativo, del Instituto Tecnológico Superior (Tecsup), de la Asociación Nacional de Scouts del Perú y del IIMP.

Este ilustre peruano dejó de existir el 25 de abril último, como uno de los hombres más importantes e influyentes del empresariado del siglo XX, por su versatilidad, capacidad profesional y personal para enfrentar diferentes situaciones de las que salió siempre airoso con infranqueable rectitud y espíritu emprendedor.




Otras Notas

Pedro Ly Zevallos: Talento e ingenio para el descubrimiento de depósitos minerales
Julio Pablo Orihuela Gómez: Contribución y capacidad a favor del desarrollo sustentable de la minería
Walter Toribio Casquino Rey: Conocimiento, visión y aporte para una minería más competitiva
Isaac Ríos Quinteros: Visión y talento para promover la formación técnica en minería
Enrique Benjamín Boza Barrios: Competencia y esfuerzo a favor del desarrollo de la minería argentífera
Mariano Eduardo de Rivero y Ustáriz: Eminente científico, visionario y precursor de la minería moderna
Amado Yataco Medina: Capacidad y aporte al desarrollo de la minería de fines del siglo XX
Víctor Raúl Eyzaguirre Parra: Talento y contribución al avance de la minería aurífera en el Perú
Michel Fort Figari: Pionero, investigador y propulsor de la metalurgia peruana


                   PUBLICIDAD
Revista MINERIA lGuia de Proveedores lOpiniones lAnuncie lSuscribase lContáctenos lMapa del Site © Instituto de Ingenieros de Minas del Perú
Derechos Reservados
Sitio desarrollado por: