Agregar a favoritos
Recomienda a un amigo
Buscar en la web:
Código asociado:
Password: Perú

 Artículos Técnicos
 La Institución
 El Sector
 Proveedores
 En el Mundo
 Especiales
 Multimedia
 Agenda
EDICIÓN IMPRESA








   
 
Especiales



José Julián Bravo Bresani: Científico por excelencia, maestro nato y funcionario minero de primer nivel


De los pioneros más representativos de la minería en Perú, la vida y obra de don José Julián Bravo Bresani destaca de manera extraordinaria por su fuerte componente científico e intelectual y la puesta en práctica de sus innovadoras ideas, que lo llevaron a constituirse en un Minero Notable que marcó una época y una línea a seguir para las nuevas generaciones de profesionales en el país.

Como un verdadero predestinado, nació el 17 de abril de 1874 en la antigua calle Minería de Lima, en lo que ahora son las primeras cuadras de la avenida Emancipación. Hijo de Manuel Gerardo Bravo y María Bresani, sus estudios escolares los cursó en el Instituto de Lima, donde alternó con quienes también se convertirían en grandes personalidades como Francisco Alayza y Paz Soldán, José Santos Chocano y Guillermo Gastañeta.

Con solo quince años, ingresó a la Escuela de Ingenieros de Lima, hoy Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), donde demostró su talento y capacidad para los estudios. Un año después de egresar de la Escuela, el 13 de agosto de 1894, se graduó en el primer puesto como ingeniero de minas con una investigación sobre el mineral de la provincia de Yauli (Junín).

Durante el periodo de postguerra del Pacífico y en pleno proceso de reconstrucción nacional, don José Bravo inició su actividad profesional en la mina Virginia del distrito minero de Morococha, donde fue el primero en usar el microscopio polarizante para el estudio de muestras geológicas.

En 1896, fue nombrado perito del departamento de Puno, lugar donde desarrolló interesantes estudios de geología, mineralogía, paleontología y geodesia, y posteriormente fue profesor de Matemáticas y Física en el Colegio Nacional San José de esa localidad.

Después de permanecer hasta 1902 en el altiplano, viajó a Lima para hacerse cargo de los cursos de Cristalografía, Mineralogía, Paleontología y Geodesia en la Escuela de Ingenieros. Luego, fue designado por Resolución Ministerial jefe de laboratorios y gabinete del Cuerpo de Ingenieros de Minas, función en la que alcanzaría su más alto desempeño profesional.

En la docencia, la que ejerció durante dos décadas y media, realizó invalorables aportes como la enseñanza por primera vez de las teorías de Soencke, Shonflish y Friedel; introdujo el estudio de la Cristalografía basándose en los trabajos de Delafosse, Bravais y Mallard; e investigó, escribió y dictó cátedra sobre Paleontología.

Igualmente, incorporó el uso de los goniómetros de reflexión y refracción, y el empleo de rayos X para determinar la estructura interna de los minerales; dictó y enriqueció el curso de Mineralogía con sus aportes científicos; y, por su vasto conocimiento, también tuvo a su cargo las cátedras de Geología Económica, Tecnología Minera y Cálculo Infinitesimal.

En 1924, se graduó de doctor en Ciencias en la Facultad de Ciencias Matemáticas, Físicas y Naturales de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), con una tesis sobre la volframita (mineral de tungsteno), que descubrió en los yacimientos de Pallasca y Conchucos, en Áncash.

Su cátedra sobre Geografía Física fue tan trascendental, que como un homenaje póstumo en 1928 se publicó un libro con sus lecciones, papeles y manuscritos, que concitó gran interés entre estudiantes y profesores.

Al respecto, Alayza y Paz Soldán señaló que “la completa comprensión del tema, la claridad y método en su exposición, la abundancia en ejemplos nacionales, revelan una vez más el valor del hombre de ciencia y de experto geólogo que la escribiera”.

Cuerpo de Ingenieros
Don José Bravo, en forma paralela, también cumplió una importante labor como jefe de laboratorios y gabinete en el Cuerpo de Ingenieros de Minas, institución en la que volcó toda su experiencia y conocimientos para promover el desarrollo de la minería en Perú.

Durante su gestión, el Cuerpo invitó en 1908 al notable geólogo Gustavo Steinmann de la Universidad de Bonn (Alemania) con el fin de que visite el centro de Perú e identifique los rasgos principales de la estratigrafía de la cordillera central, mediante un corte geológico detallado.

Posteriormente, se contrató a este distinguido profesional para que profundice sus estudios a lo largo de los Andes, desde Junín hasta Hualgayoc en Cajamarca, trabajo que tuvo como fruto la publicación de la obra clásica Geología del Perú.

Asimismo, don José Bravo impulsó estudios científicos del mercurio de Huancavelica; del níquel de la provincia de La Mar (Ayacucho); del carbón de Checras (Lima), Huayday (La Libertad), Jatun Huasi (Huancavelica) y Ancos (Áncash); del cobre de Ica; del tungsteno de Lircay (Huancavelica); del oro de Condesuyo y Camaná (Arequipa); de los placeres de Sandia (Puno); del hierro de Tambogrande (Piura), Aija y Calleycancha (Áncash); de los yacimientos de vanadio de Minasragra (Pasco), entre otros.

De la misma forma, investigó las aguas subterráneas y la irrigación de los valles de Tumbes, Chimbote, Chancay, Chilca, Cañete e Ica, y emprendió proyectos para mejorar las condiciones de riego en los valles de Lambayeque, Chicama, Moche, Carabayllo, Lima, Chili y Moquegua.

Respecto de esta labor, en 1919, en un discurso con ocasión de la inauguración de la sede del Cuerpo de Ingenieros de Minas, dijo que “los resultados de estos estudios expresados en las cartas y mapas geológicos constituyen la base indispensable para orientar y conducir científicamente los trabajos mineros, prestando, además, servicios de gran significación en la investigación de las aguas subterráneas, en el mejor aprovechamiento de los suelos para la agricultura y el trazo económico de las vías de comunicación”.

Esto, puntualizó, es fundamental en la medida que la explotación de los minerales de un país es, sin duda alguna, el factor que actúa con mayor eficacia y el que produce más rápidos progresos. Por ello, los gobiernos de todas las naciones se han esforzado siempre por fomentar el descubrimiento y explotación de los minerales, procurando favorecer el desarrollo de esta industria.

“Ahora requerimos seguir con la prosecución del levantamiento de los planos catastrales, el perfeccionamiento y ampliación de la estadística minera, el establecimiento de un laboratorio de análisis y estudios químicos, la exploración de las regiones petrolíferas de la selva, el estudio para el aprovechamiento industrial de los esquistos bituminosos de la cordillera y los sulfatos de alúmina de Tarma y de Chimbote, la extensión de los estudios hidrológicos a los departamentos del sur y



Otras Notas

Pedro Ly Zevallos: Talento e ingenio para el descubrimiento de depósitos minerales
Julio Pablo Orihuela Gómez: Contribución y capacidad a favor del desarrollo sustentable de la minería
Walter Toribio Casquino Rey: Conocimiento, visión y aporte para una minería más competitiva
Isaac Ríos Quinteros: Visión y talento para promover la formación técnica en minería
Enrique Benjamín Boza Barrios: Competencia y esfuerzo a favor del desarrollo de la minería argentífera
Mariano Eduardo de Rivero y Ustáriz: Eminente científico, visionario y precursor de la minería moderna
Amado Yataco Medina: Capacidad y aporte al desarrollo de la minería de fines del siglo XX
Víctor Raúl Eyzaguirre Parra: Talento y contribución al avance de la minería aurífera en el Perú
Michel Fort Figari: Pionero, investigador y propulsor de la metalurgia peruana


                   PUBLICIDAD
Revista MINERIA lGuia de Proveedores lOpiniones lAnuncie lSuscribase lContáctenos lMapa del Site © Instituto de Ingenieros de Minas del Perú
Derechos Reservados
Sitio desarrollado por: