Agregar a favoritos
Recomienda a un amigo
Buscar en la web:
Código asociado:
Password: Perú

 Artículos Técnicos
 La Institución
 El Sector
 Proveedores
 En el Mundo
 Especiales
 Multimedia
 Agenda
EDICIÓN IMPRESA








   
 
Especiales



Guillermo Flórez Pineda:Visionario emprendedor e impulsor de la modernización de la minería peruana


De reciente desaparición, dedicamos nuestra sección Mineros Notables a recorrer la exitosa trayectoria de don Guillermo Flórez Pineda, quien presidió el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú en el periodo 1972–1973, además de otras organizaciones como Centromin Perú en la que destacó por su esfuerzo inconmensurable por investigar el potencial y modernizar la minería peruana.

Nació en Lima el 2 de septiembre de 1921. Con solo 25 años, en 1946 se graduó de ingeniero de minas en la antigua Escuela Especial de Ingenieros de Construcciones Civiles y de Minas de Lima, hoy Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).

Inició su actividad profesional en la compañía de Minas Huarón S.A. para poco tiempo después ser superintendente en Minas  Millacocha S.A. y Minas de Cercapuquio S.A.

Desde 1963, trabajó como empresario independiente y creó las siguientes empresas, que dirigió con singular acierto: Compañía Minera Caridad S.A., Compañía Minera Chuvilca S.A., Compañía Tacsacocha S.A. y Maestranza e Ingeniería S.A. (Mefisa).

Dada su versatilidad y capacidad profesional, entre 1967 y 1968 dictó la cátedra de Diseño de Minas en la Facultad de Minas de su alma máter, la UNI, y fue director del Banco Minero del Perú hasta 1969.

Posteriormente, en el primer lustro de la década del setenta, presidió el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú, fue director de la Sociedad de Ingenieros del Perú, vicepresidente de la Sociedad Nacional de Minería y Petróleo, presidente del Comité de Minería de la Unión Panamericana de Ingenieros (Upadi) y representante del Perú ante el Comité Internacional Organizador de los Congresos Mundiales de Minería.

En Centromin
En enero de 1976, don Guillermo Flórez juramentó como presidente ejecutivo de la Empresa Minera del Centro del Perú (Centromin Perú), institución en la que realizaría una excelente gestión en aras de modernizar la minería de esa zona del país en momentos en que esta industria atravesaba por una sus más graves crisis, por lo que es recordado como uno de los ingenieros más brillantes del siglo XX.

A cuatro meses de su llegada, inició las gestiones para alcanzar la financiación de importantes proyectos minero-metalúrgicos por un monto de 480 millones de dólares a través del Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Este capital serviría para la ampliación y modernización de la refinería de zinc, la expansión de la refinería de cobre y la instalación de una planta de aglomeración en la fundición de plomo en La Oroya para evitar la contaminación ambiental y lograr la purificación de dicho metal.

Para octubre de 1977, Centromin Perú ya había invertido cerca de 500 millones de soles en su plan operativo de expansión y modernización cuyo objetivo era elevar el nivel de producción de minerales en Casapalca, Cobriza, Cerro de Pasco, La Oroya y otros centros mineros.

“Por primera vez en Perú y en Latinoamérica, está siendo aplicado un sistema de computación a un modelo matemático en un estudio de factibilidad para la exploración del yacimiento cuprífero de Toromocho, en cooperación con el Geological Survey de los Estados Unidos”, declaró don Guillermo Flórez a un diario local, revelando la magnitud de las reformas que había emprendido.

En enero de 1978, promovió la suscripción de un convenio con una asociación de firmas de Gran Bretaña y de Canadá, por el cual se invertiría 140 millones de dólares con el propósito de elevar la producción de cobre refinado en un 20% anual.

Igualmente, intervino en la suscripción del Acuerdo Complementario al Convenio Básico de Cooperación Científica y Técnica en materia de recursos geológico-mineros con España, mediante el cual se explorarían zonas con potencial minero, como el caso de Marcahui en Arequipa.
En reconocimiento a esta trascendental labor, fue designado presidente ejecutivo del Instituto Mundial del Bismuto, durante la clausura de la IV Asamblea General Ordinaria de esta entidad. En dicha reunión, se estudió la posibilidad de encontrar nuevos usos y aplicaciones para este mineral debido a la caída de su demanda en el mercado internacional.

En el IPEN
En virtud a sus dotes gerenciales y visión de futuro, don Guillermo Flórez fue convocado a inicios de 1986 para presidir el Instituto Peruano de Energía Nuclear (IPEN), institución desde la cual promovió la culminación del primer centro nuclear del Perú e investigaciones respecto del uranio de Macusani en Puno.

En cuanto al segundo punto, en su condición de ingeniero de minas, convocó a expertos para que elaboren un programa de exploraciones que determinó en profundidad el potencial de la mina tras una serie de perforaciones. “Estuve personalmente en la mina con un ingeniero y dos técnicos canadienses. Después del análisis respectivo, concluí que el yacimiento no era económico, porque el mercado de la época no lo permitía”, reveló en una entrevista con el Dr. Modesto Montoya.

Comentó que en octubre de 1986 viajó a Paris y visitó las plantas y laboratorios de la empresa francesa Cogema. En ese periplo se convenció que explotar el uranio de Macusani no era viable, dado que la reserva era pequeña, de apenas 3,000 toneladas comprobadas, siendo necesario realizar mucho más trabajo para asegurar unas 10,000 toneladas métricas, con lo que las minas ya podrían tener posibilidades de ser rentables.

De otro lado, también tuvo una activa participación en los primeros años de constitución del Colegio de Ingenieros del Perú, instituido por la ley Nº 24648, junto a Héctor Gallegos Vargas, Bernardo Gálvez Brandon, Jaime Newell Barsallo, Iván García Cabrejos, Néstor Teves Lazo, Duncan Díaz Díaz, Manuel Arca Bielick, Augusta Dianderas Salhuana, Carlos Machicao, Walter Zúñiga, Jorge Su Huamán, Salomón Lerner Ghitis, Luis Clemente Sanguinetti, Carlos Morelli Zavala, Enrique Juscamayta Aranguena, Daniel Peñaflor, entre otros reconocidos profesionales.

Del mismo modo, en diciembre de 1995, fue fundador de la Academia Peruana de Ingeniería (API),  asociación sin fines de lucro cuyos objetivos son fomentar el desarrollo educativo, tecnológico y científico de la ingeniería; promover y participar en el debate y orientación en los grandes proyectos de ingeniería; poner en relieve y difundir el conocimiento, la obra y la conducta de los ingenieros destacados; y patrocinar la difusión de las obras o trabajos de ingeniería que merezcan una especial distinción.

Adicionalmente, don Guillermo Fl



Otras Notas

Pedro Ly Zevallos: Talento e ingenio para el descubrimiento de depósitos minerales
Julio Pablo Orihuela Gómez: Contribución y capacidad a favor del desarrollo sustentable de la minería
Walter Toribio Casquino Rey: Conocimiento, visión y aporte para una minería más competitiva
Isaac Ríos Quinteros: Visión y talento para promover la formación técnica en minería
Enrique Benjamín Boza Barrios: Competencia y esfuerzo a favor del desarrollo de la minería argentífera
Mariano Eduardo de Rivero y Ustáriz: Eminente científico, visionario y precursor de la minería moderna
Amado Yataco Medina: Capacidad y aporte al desarrollo de la minería de fines del siglo XX
Víctor Raúl Eyzaguirre Parra: Talento y contribución al avance de la minería aurífera en el Perú
Michel Fort Figari: Pionero, investigador y propulsor de la metalurgia peruana


                   PUBLICIDAD

Revista MINERIA lGuia de Proveedores lOpiniones lAnuncie lSuscribase lContáctenos lMapa del Site © Instituto de Ingenieros de Minas del Perú
Derechos Reservados
Sitio desarrollado por: