Agregar a favoritos
Recomienda a un amigo
Buscar en la web:
Código asociado:
Password: Perú

 Artículos Técnicos
 La Institución
 El Sector
 Proveedores
 En el Mundo
 Especiales
 Multimedia
 Agenda
EDICIÓN IMPRESA








   
 
Especiales



Felipe de Lucio Pezet: Un hombre apasionado por la minería con una especial sensibilidad lingüística


Escribir sobre la vida de Don Felipe de Lucio Pezet es incursionar en una amalgama sin parangón de dos mundos distintos y distantes, pero que solo este Minero Notable ha podido unir con singular éxito, demostrando que se puede tener una gran pasión por la minería y, a la vez, poseer una entusiasta vena literaria.

Nace en Lima en 1937 e ingresa a la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) en 1956, obteniendo una beca para seguir una maestría en la Universidad de Arizona en los Estados Unidos de Norteamérica.

De retorno al Perú, trabaja en una pequeña mina en Huallanca, un pueblo abandonado, cerca de donde hoy está Antamina, que no tenía agua potable, electricidad, médicos ni policías. Allí es elegido alcalde en 1963.

“En base a donaciones de las esposas de los mineros americanos en el Perú, las WAIMMEs, compramos material y levantamos un puesto policial, limpiamos las acequias que abastecían de agua a la población, reforzamos el puente para mejorar el tránsito de personas y animales e implementamos un parque infantil”,  recuerda con emoción Don Felipe.

En la Cerro de Pasco

Después en 1965 pasó a la Cerro de Pasco Copper Corporation, donde comienza como jefe de sección en la mina San Cristóbal hasta llegar a ocupar la jefatura del departamento de Ingeniería de la mina Cerro. “Allí aprendí más que en la universidad. Fue una buena escuela. Me enseñaron a ser exigente, como lo sigo siendo y muy duro, pero sin caer en excesos ni en abusos. He trabajado en el subsuelo por años, quince días de día y otros tantos de noche”.

En Navidad y Año Nuevo, rememora Don Felipe, tenían que quedarse a trabajar dos o tres ingenieros, pues la planta funcionaba los 365 días, no podía parar nunca. “Un 31 de diciembre, a medianoche, a 5 mil metros de altura, en la mina San Cristóbal, junto a un colega le dije: nosotros qué diablos hacemos aquí, todos están en la playa, pero sabíamos bien que la responsabilidad estaba primero”. 

En 1967, hubo un terrible incendio subterráneo en la mina Cerro, en donde participa en la cuadrilla de rescate para salvar a trabajadores y sofocar el siniestro.  Fue así que la compañía lo envía a especializarse en ventilación minera en la Michigan Technological University.

Tras dejar la Cerro de Pasco Corp.,  es designado gerente en las minas Cailloma y Colquirrumi  y jefe de producción de la mina Austria Duvaz, en Morococha.

En los años ochenta conoce y se vincula con el entonces joven diputado Alan García,  quien al llegar a la presidencia en 1985 lo nombra presidente de Hierro Perú. En esa época también fue vicepresidente del Banco Minero y director de Centromin, además,  representó al Perú en una Conferencia Internacional Minera en la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Ha sido catedrático en la Pontificia Universidad Católica del Perú por más de 15 años, y enseñó también en la Universidad Daniel Alcides Carrión de Cerro de Pasco y en la Jorge Basadre Grohmann de Tacna.

El lingüista literato

Como pocos hombres de minas, Don Felipe de Lucio ha sabido combinar su labor de minero con una faceta que pocos pensarían compatible con su formación profesional, la de ser un destacado lingüista y escribidor.

En ese sentido, desde inicios de los ochenta escribe artículos de publicación periódica en los diarios El Comercio, Gestión y Expreso de Lima, así como La Razón de La Paz y La Tercera de Santiago de Chile, que sirvieron para la edición de dos de sus libros: “El origen de las palabras y las frases” y “Memorias y Fantasías”.

Su obra más destacada, en la que fusiona sus dos pasiones alcanzando su punto más alto, es la novela “Cinco días en la vida de Lucrecia Parker”, publicada en 1995 y llevada al teatro, en la que describe la vida en los campamentos mineros, logrando con una entrañable historia de amor mostrar el devenir en los pueblos andinos y presentar temas sociales de inalterada vigencia. 
 
Actualmente, está dedicado a escribir la “Historia de la minería en el Perú”, compendio que abarcará el desarrollo de esta importante actividad desde la época preincaica hasta nuestros días.

Recientemente condecorado con la medalla del Consejo Departamental de Lima del CIP, por su aporte a la minería en el país, este Minero Notable pasa sus días investigando las curiosidades del idioma, el origen de las palabras y escribiendo ensayos sobre diferentes temas, con los que los cientos de seguidores que tiene en el Internet pueden deleitarse gracias a su capacidad sin par, para hilvanar su experiencia minera con un coloquial, reflexivo y a veces jocoso estilo, que refleja su sensibilidad y devoción por las letras. 




Otras Notas

Pedro Ly Zevallos: Talento e ingenio para el descubrimiento de depósitos minerales
Julio Pablo Orihuela Gómez: Contribución y capacidad a favor del desarrollo sustentable de la minería
Walter Toribio Casquino Rey: Conocimiento, visión y aporte para una minería más competitiva
Isaac Ríos Quinteros: Visión y talento para promover la formación técnica en minería
Enrique Benjamín Boza Barrios: Competencia y esfuerzo a favor del desarrollo de la minería argentífera
Mariano Eduardo de Rivero y Ustáriz: Eminente científico, visionario y precursor de la minería moderna
Amado Yataco Medina: Capacidad y aporte al desarrollo de la minería de fines del siglo XX
Víctor Raúl Eyzaguirre Parra: Talento y contribución al avance de la minería aurífera en el Perú
Michel Fort Figari: Pionero, investigador y propulsor de la metalurgia peruana


                   PUBLICIDAD
Revista MINERIA lGuia de Proveedores lOpiniones lAnuncie lSuscribase lContáctenos lMapa del Site © Instituto de Ingenieros de Minas del Perú
Derechos Reservados
Sitio desarrollado por: