Agregar a favoritos
Recomienda a un amigo
Buscar en la web:
Código asociado:
Password: Perú

 Artículos Técnicos
 La Institución
 El Sector
 Proveedores
 En el Mundo
 Especiales
 Multimedia
 Agenda
EDICIÓN IMPRESA








   
 
Especiales



Mario Samamé: Profesional brillante, gran minero y maestro propulsor de la actividad científica


En el año del natalicio de este más que ilustre Minero Notable, que supo complementar su labor científica y docente con una fructífera visión política, configurándose en ejemplo vivo de probidad, pujanza y capacidad profesional, Minería se complace en presentar a través de estas páginas la vida y obra de Don Mario Samamé Boggio.

Natal de la ciudad de Ferreñafe, en el departamento de Lambayeque, Don Mario Samamé Boggio, vio por primera vez la luz un 6 de setiembre de 1910, siendo hijo del Comandante de Resguardo de Aduanas Francisco Samamé Cáceres y Rosa Boggio Lara, de procedencia italiana.

Culminada su educación primaria en el Instituto Bolognesi de Chiclayo, donde ya destacaba por su brillantez intelectual, en 1922 es matriculado en el Colegio Nacional San José, para iniciar su formación secundaria, que culminó con honores en el Colegio Nacional de Nuestra Señora de Guadalupe, de Lima.

En 1927, ingresa a la Escuela Nacional de Ingenieros donde cursa las especialidades de Minas y de Construcciones Civiles hasta 1931, carrera que por razones de índole política, al ser expulsado por ser dirigente del movimiento estudiantil, debe culminar en la Universidad de Chile, sustentando la tesis “Fabricación de azul de ultramar”.

Paralelamente en 1928, inicia estudios en la Facultad de Ciencias Matemáticas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde fue Jefe de Prácticas Químicas y se graduó el 7 de abril de 1932, a la edad de 22 años, con la tesis titulada “Ecuaciones Universales de la Dinámica deducidas de una Ecuación Vectorial”.

Profesional destacado

De regreso al Perú, trabaja en las minas Fray Martín de Porras de Viso, y se enrola como Ingeniero de Minas de la Cía. des Mines de Huarón, en Cerro de Pasco, cargo que ejerce hasta 1937. De 1938 a 1948 fue Superintendente de Minas de la Cía. Minera Atacocha y administrador general de la Cía. Aurífera Saramarca en Palpa y Santa Rosa.

Igualmente, se desempeñó como Superintendente del Sindicato Minero de Parcoy en Pataz (1943-1944), administrador del Consorcio Minero del Perú (Calpa en Caravelí 1944-1946) y consultor de la Negociación Proaño -Tamboraque, Alapampa y Austria – Duvaz - Morococha (1947).

Un año antes, fundó la empresa Maestranza General S.A. MAGENSA, líder en la industria metal-mecánica, posteriormente la Compañía Minera Santo Toribio y colabora en la constitución de la Compañía de Minas Buenaventura. Asimismo, llegó a ser vicepresidente del Directorio de SIDERPERU.

En el campo académico fue profesor y Jefe del Departamento de Minas de la Escuela de Ingenieros y Catedrático de Matemáticas Superiores en la Facultad de Química de la Universidad San Marcos.

El 30 de diciembre de 1948, fue designado Académico de Número de la Academia de Ciencias de Lima y seis años después como presidente del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú, inaugura la Primera Convención Nacional de Ingenieros de Minas.

El 21 de setiembre de 1960, es elegido unánimemente Rector de la Universidad Nacional de Ingeniería, donde pone en práctica su concepción de una nueva política educativa que impulse el avance científico y tecnológico, a la par que humanístico.

Fundó la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, las Escuelas de Economía, Tecnología y diversos Institutos; creó la Casa del Estudiante, implantó cooperativas de libros para el servicio del alumnado, así como el Seguro y Préstamo de Honor y reinstala los comedores.

Al término de la función rectoral es designado Director de la Escuela de Graduandos de la UNI y seguidamente Decano de la Facultad de Ciencias; luego, Director de la Oficina Nacional Interuniversitaria de Planificación.

A partir de 1982, inicia una importante labor docente itinerante, visitando muchas universidades del país, en las que dicta conferencias, participa en seminarios y brinda asesoría en múltiples proyectos.

Uno de sus máximos legados fueron los libros que publicó, entre ellos: “La Revolución por la Educación”, “Minería Peruana” y su obra máxima “El Perú Minero”, compendio sin precedentes, donde examina la minería en la Historia, en las Letras y Artes, Geología, Metales y Minerales, Tecnología, Economía, Sociedad, Empresas, Cronología, Biografías y otros.

Actividad política

Desde temprana edad en sus primeros años de estudiante universitario, Don Mario Samamé tuvo inclinaciones muy claras hacia la vida política, con la convicción de alcanzar una sociedad más justa e igualdad de oportunidades para todos.

Es así, que siendo un profesional de éxito es designado presidente de la Comisión Redactora del nuevo Código de Minería y Director de Minería del Ministerio de Fomento y Obras Públicas hasta julio de 1951.

Da nacimiento bajo su presidencia al Instituto Nacional de Derecho de Minería y Petróleo y en 1959 renuncia al Partido Acción Popular, que integraba desde su creación, para luego formar el partido político Unión del Pueblo Peruano (UPP) del cual es candidato a la Presidencia de la República para las elecciones a celebrarse en 1963.

Lamentablemente, un hombre de sus valores y excelsa visión no llegó al sillón presidencial, desde donde hubiera transformado al Perú, en el país que soñó, grande y desarrollado, sobre la base de la educación como elemento esencial.

Entre las múltiples y muy variadas distinciones que recibió en nuestro país y el extranjero, Don Mario Samamé, fue condecorado con la Orden al Mérito de la República de Chile, en el grado de Comendador; designado miembro de la Comisión Fullbright y reconocido con la Legión de Honor de la República Francesa, en el grado de Oficial.

Tras 84 prolíficos años, Don Mario Samamé Boggio dejó de existir como una de las figuras más relevantes y que marcaron no sólo la actividad minera en el Perú sino desde ella, la preeminencia del desarrollo científico e intelectual en la sociedad, objetivo aún pendiente en nuestro país que no debemos olvidar como su insigne legado.


“...A él se deben la Facultad de Ciencias, la Escuela de Graduados, la Escuela de Economía Aplicada, los institutos de investigación, el centro de Cómputo, la Escuela de tecnología, las primeras beca




Otras Notas

Pedro Ly Zevallos: Talento e ingenio para el descubrimiento de depósitos minerales
Julio Pablo Orihuela Gómez: Contribución y capacidad a favor del desarrollo sustentable de la minería
Walter Toribio Casquino Rey: Conocimiento, visión y aporte para una minería más competitiva
Isaac Ríos Quinteros: Visión y talento para promover la formación técnica en minería
Enrique Benjamín Boza Barrios: Competencia y esfuerzo a favor del desarrollo de la minería argentífera
Mariano Eduardo de Rivero y Ustáriz: Eminente científico, visionario y precursor de la minería moderna
Amado Yataco Medina: Capacidad y aporte al desarrollo de la minería de fines del siglo XX
Víctor Raúl Eyzaguirre Parra: Talento y contribución al avance de la minería aurífera en el Perú
Michel Fort Figari: Pionero, investigador y propulsor de la metalurgia peruana


                   PUBLICIDAD

Revista MINERIA lGuia de Proveedores lOpiniones lAnuncie lSuscribase lContáctenos lMapa del Site © Instituto de Ingenieros de Minas del Perú
Derechos Reservados
Sitio desarrollado por: