Logo Minería
login

Inicie sesión aquí

IIMP PRESENTÓ ALTERNATIVA PARA LA FORMALIZACIÓN MINERA

“La minería no formal en el Perú”, fue la conferencia magistral que ofreció el Ing. Víctor Gobitz, expresidente del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP) y gerente general en Compañía de Minas Buenaventura, el miércoles 15 de enero en el marco de la Semana de la Ingeniería de Minas que organizó el capítulo de la especialidad del Consejo Departamental de Lima del Colegio de Ingenieros del Perú (CD Lima – CIP).

Sostuvo que actualmente existen más de 300 mil peruanos dedicados a minería informal, la que ha llegado a impactar a más 25 millones de hectáreas en nuestro país.

Explicó que la gran mayoría de estas actividades informales e ilegales están vinculadas a la producción de oro, que se clasifican geológicamente en dos tipos de yacimientos: depósitos en vetas angostas y diseminados en placeres.

En el primer caso, se practica una actividad subterránea de alto riesgo, que deja pasivos ambientales. "En este tipo de minería existe una importante ineficiencia en la metalurgia, una pérdida de valor que afecta al proceso mismo de formalización", señaló.

Con relación a los depósitos diseminados en placeres, comentó que son más intensivos en empleo de grandes maquinarias y se desarrolla, por lo general, en nuestra Amazonía. "En la minería aluvial tenemos que implementar procesos de gravimetría para eliminar el mercurio", refirió.

Además, afirmó que existe una minoría beneficiada con esta actividad a través del comercio de insumos (explosivos y combustibles) y de equipos y maquinarias. "También están aquellos que proveen trabajo con precios usureros y las plantas acopiadoras que promueven esto, lo cual es pernicioso", remarcó.

Ante esta situación, el ingeniero Gobitz señaló que algunas de las soluciones que se han venido planteando han sido la proscripción, que ha demostrado ser poco eficaz por lo atípico del problema, así como la sustitución de producción alternativa, que no es viable por el momento.

En ese sentido, planteó que una de las posibles soluciones pasa por acompañar el proceso de formalización con un respaldo tecnológico. "Si queremos resolver el tema de la informalidad debe haber una mirada de la cadena productiva para eliminar a esta minoría que está tomando ventaja de la situación", resaltó.

Seguidamente, explicó que en los dos casos mencionados de minería no formal las cadenas productivas están plagadas de ineficiencias, que podrían enmendarse con el levantamiento de la productividad a través del uso de nuevas tecnologías.

"Formalizar supone mayores costos los cuales deberán asumirse con mayor productividad. Caso contrario estamos planteando una solución en el papel que no vamos a concretar en la realidad", aseveró.

Del mismo modo, precisó que en el caso de depósitos en vetas angostas se debería empezar el proceso de formalización de atrás para adelante. Es decir, formalizar las plantas de beneficio para tomar el control de la producción final y el manejo correcto de los relaves.

En ese sentido, añadió que actualmente existen muchas experiencias de minas que se organizan vía cooperativas, modelo que posibilitaría lograr introducir tecnología en toda la cadena productiva.

En el caso de la minería aluvial, manifestó que resulta controversial principalmente el uso de dragas, sin embargo, en otras latitudes se constituyen en herramientas válidas técnica y ambientalmente para recuperar oro, mientras que acá están proscritas sin entrar en discusión.

En ese contexto, recomendó debatir sobre la utilización de este tipo de equipos en los procesos mineros en los placeres. "Debemos discutir sobre el estado del arte y entender que hay un proceso tecnológico de bajo impacto ambiental, sin uso de mercurio, que puede formalizar esta actividad”, destacó.

Como ejemplo, el funcionario, presentó el proceso aplicado en Colombia por la empresa Mineros S.A., dedicada a la exploración y explotación de metales preciosos, que “haciendo uso de esta lógica han lograron partir de una exploración correcta y tener una planificación de larga vida. Esto rompe un mito de que no se podrían usar dragas para la explotación aluvial del oro”, remarcó.

Al respecto, sostuvo que actualmente la formalización tiene un foco netamente administrativo y policial que debería ser complementado con un aporte de tecnología en toda la cadena productiva, ya que de otro modo, no se estaría generando el incentivo económico para lograr el objetivo.

“Esto no es un tema de un gremio en particular o de algunas empresas. Las instituciones profesionales como el IIMP o el CIP, que tienen un despliegue a nivel nacional, podrían aportar el conocimiento en este proceso”, puntualizó.

Finalmente, subrayó que la meta principal de nuestro país debe ser formalizar el 100% de la cadena productiva en todos aquellos espacios no proscritos. “Hay una actividad subterránea que se puede formalizar, pero más allá del registro, tenemos que sincerar toda esa cadena productiva y levantar su productividad”, concluyó.

Reinfo

Como parte de esta conferencia, se desarrolló un panel con la participación del viceministro de Minas del Ministerio de Energía y Minas, Dr. Augusto Cauti, y el expresidente del IIMP y director en SRK Consulting (Perú), Ing. Antonio Samaniego.

En su intervención, el viceministro precisó que a enero del presente año se han inscrito en el Registro Integral de Formalización Minera (Reinfo) 54,194 mineros informales que en total aglutinan a 240 mil personas. De ese total, 11,595 son de Arequipa, 6,526 de Ayacucho, 5,852 de Puno, 5,497 de Apurímac, 4,773 de La Libertad y 4,450 de Madre de Dios, lo que representa el 71% del total.

“Además, 11 por ciento corresponde a personas jurídicas tipo empresas cooperativas, mineras y comunidades, entre otros, y el 89 por ciento restante son personas naturales. El oro es el principal mineral explotado a nivel nacional y, según el tipo de yacimiento, el 80 por ciento es filoneano, 15 por ciento de placeres auríferos y cinco por ciento indeterminado”, explicó.

En cuanto a su situación, 37,854 (70%) mineros informales se encuentran dentro de un derecho minero vigente de terceros, 14,774 (27%) en una concesión ya extinta, y 2,710 (5%) son titulares del derecho correspondiente.

“De 2014 a 2020, se han formalizado 9,469 mineros, que representan el 4 por ciento del universo, de los cuales 2,893 son de Puno, 2,435 de La Libertad, 1,594 de Ayacucho, 1,409 de Arequipa, 643 de Cusco y 120 de Madre de Dios, entre otros”, detalló.

Por su parte, el ingeniero Samaniego destacó el tema de la trazabilidad para poder combatir a los intermediarios que son los que normalmente se benefician más del proceso de formalización. Además, dijo que en la medida que se exija al pequeño artesano una serie de nuevos requisitos, esto puede complicar su incorporación a la formalidad, por lo que las exigencias deben ser progresivas.

“No debemos pensar que los avances tecnológicos son solo para la gran y mediana minería sino, por el contrario, es preciso involucrar en estos cambios a los pequeños mineros para que sean cada vez más competitivos y puedan financiar su incorporación a la formalidad”, manifestó.

Como moderador de este encuentro, estuvo el Ing. Alberto Brocos, director del IIMP y gerente general en Minera Almax.

Artículos relacionados

Edgardo Elías Alva Bazán: Capacidad y contribución en la organización sistemática del sector público minero

Seguir leyendo

Inicia proceso para elegir al Consejo Directivo 2020 - 2022

Seguir leyendo
X

Ingrese sus datos aquí

X

Recuperar Contraseña

X

Recuperar Contraseña

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ha ocurrido un error al iniciar sesión

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra