X
Logo Minería
login

Inicie sesión aquí

JORGE BRAVO BRESANI: INGENIERO ECONOMISTA DE GRAN APORTE AL DESARROLLO NACIONAL

De los ingenieros de minas cuya contribución al desarrollo nacional traspasó su labor en las unidades mineras y se constituyó en pilar para sentar las bases del crecimiento del país, destaca don Jorge Bravo Bresani, Minero Notable de gran influencia en el pensamiento económico de las últimas décadas del siglo XX, quien también tuvo un paso destacado por la academia.  

Nacido en Lima el 17 de julio de 1916, fue hijo del ilustre y sabio geólogo José Julián Bravo y doña Sara Bresani. Realizó sus estudios de primaria y secundaria en el colegio Sagrados Corazones Recoleta.

Persuadido por la actividad profesional de su padre, ingresó a la Escuela Nacional de Ingenieros, hoy Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), graduándose como ingeniero de minas en 1946, formando parte de una de las promociones más destacadas junto a: 

César Alvarado Olivares, Víctor Barúa Remy, Alfonso Barreda Moller, Fernando De las Casas Bermúdez, Guillermo Flores Pineda, Carlos Galarreta Gonzales, Juan Munar Calderón, Carlos Phillips Jaramillo, Antonio Tord Gómez, Carlos Valdivieso Salazar y Jesús Vidalón Duarte.

Posteriormente, ávido de conocimientos estudió economía, lo que le permitiría no solo comprender el entorno donde se desarrolla la minería sino también la trascendencia de configurar un círculo virtuoso para el crecimiento del país.  

Sus actividades mineras comenzaron en 1939, cuando ocupó el cargo de auxiliar de Geología del Cuerpo de Ingenieros de Minas, donde ofreció su aporte hasta 1945, luego fue director de las empresas Eguren Echecopar e Importadora y Distribuidora Inca, entre otras. 

En 1948, se dedicó a la explotación de minas por cuenta propia. Un año después fue designado miembro asesor de la comisión reorganizadora de la Dirección de Minería, del Instituto Geológico y del Cuerpo de Ingenieros de Minas. También fue nombrado subdirector de Minas, cargo que ocupó hasta 1951. 

En forma paralela, en 1950 asumió la presidencia de la comisión redactora del reglamento del Código de Minería y fue representante del Ministerio de Fomento en el Consejo de Administración del Instituto de Investigación y Fomento Minero. Asimismo, representó a la Escuela Nacional de Ingenieros ante el Consejo Superior de Minería hasta 1952. 

A partir de ese año y hasta 1954, fue gerente de la Compañía Minera Santo Toribio y de la empresa Jecanca. Del mismo modo, fue designado miembro de la comisión redactora del reglamento de la Propiedad Industrial y llegó a ser asesor de la Jefatura del Instituto Nacional de Planificación. 

De 1963 a 1966, ocupó la jefatura de la Oficina de Estudios Económicos del Instituto Nacional de Promoción Industrial, fue miembro del Consejo Consultivo del despacho de Economía y Finanzas y gerente de Planificación de la Empresa Minera del Perú, hasta mediados de 1975. 

Por los años 70’, asumió la Gerencia de Planificación de Minero Perú y fue miembro de la junta de accionistas de la empresa especial Antamina. En 1977, fue designado vicepresidente de la Sociedad de Ingenieros del Perú (SIP), y en 1979, integró la Comisión de Minería, Metalurgia y Geología de la Universidad Nacional Jorge Basadre Grohmann. 

En la década de los 80’, también asesoró a la Gerencia General de Minero Perú y fue nombrado miembro honorario de la Academia Peruana de Ciencias Económicas. 

Esta intensa actividad en el ámbito público y privado, no fue óbice para que tenga una destaca presencia en la academia y desde 1949 se dedicó a la docencia universitaria, desempeñando el cargo de catedrático principal de la Facultad de Minería de la Escuela Nacional de Ingeniería. 

Del mismo modo, de 1955 a 1957, fue catedrático principal de la Facultad de Ingeniería Química. Dos años después, inició el dictado de los cursos Economía y Geografía económica en el Centro de Altos Estudios Militares, donde en 1982 fue nombrado asesor académico. 

De 1962 a 1970 dictó Economía y recursos naturales en la Academia de Guerra Aérea y fue catedrático principal de la Facultad de Ciencias Económicas y Comerciales de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde asumió las cátedras de Teoría económica II y Teoría del desarrollo. 

De 1963 a 1973, fue profesor principal de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional Agraria; dictó los cursos: Sistemas y estructuras económicas, Economía del trabajo y Economía pesquera. En esta universidad, llegó a ocupar el cargo de decano de la Facultad de Ciencias Sociales de 1966 a 1968. 

A partir de 1969 hasta 1971, fue profesor de Geografía económica y, en 1981, docente de Análisis político en la Academia Diplomática. 

Su amplio conocimiento teórico y práctico y su bien sustentada visión de la economía y sus principales aspectos, le posibilitaron ser autor de números estudios que significaron un real aporte para el desarrollo del país.

De esta forma, es responsable de las obras: Aspectos olvidados de la planificación peruana, publicado por el Instituto Nacional de Planificación en 1963; Breve ensayo sobre la realidad nacional, que puso en circulación la Universidad Nacional Mayor de San Marcos ese mismo año, y Planificación y desarrollo de la comunidad, con el apoyo del Instituto de Estudios Peruanos en 1964.

Cuatro años después, en París (Francia) se publicó uno de sus ensayos más representativos: Mito y realidad de la oligarquía peruana. Igualmente, escribió Gran empresa y pequeña nación y Perú hoy: reflexiones sobre el poder, que apareció en México en 1970.

De su autoría también son Emergencia del Perú en la perspectiva del tercer mundo, publicado en 1971 en Lima y París, y La ideología burguesa peruana, preparado en 1980.

En su obra ya advertía que los grupos de poder se asientan en la introducción de formas nuevas de producir, nuevas en el medio y para la época de su introducción, pero no necesariamente perfectas. 

“La tendencia ha sido siempre a buscar la ganancia por una ventaja natural (riqueza del suelo o del mineral) o política (protección). Solo cuando lo exigen las condiciones interiores (organización de sindicatos) o exteriores (baja de los precios internacionales), las empresas buscan la eficacia”, puntualizó a inicios de la década del 70’.

Tan brillante profesional no estuvo ajeno a la vida política del país, la que desarrolló fecundamente en los partidos Acción Cívica Independiente, Social Republicano y en la denominada Coalición Nacional, llegando hasta fundar el Partido Social Progresista.

En su época, junto a Pedro Beltrán y Manuel Ulloa Elías, fue considerado uno de los especialistas cuyo aporte al pensamiento económico en el Perú fue indiscutible. Se constituyó en el primer presidente del Instituto de Estudios Peruanos, del cual fue uno de sus fundadores.

Próximo a cumplir los 67 años, en Lima el 23 de febrero de 1983, dejó de existir este Minero Notable, reconocido por su vasto conocimiento, sentido de justicia y probada sensibilidad social, quien fue uno de los profesionales cuya visión general de la actividad económica, le permitió dejar una huella indeleble en la forma en que debe desarrollarse el país, teniendo como uno de sus pilares a la minería. 


Artículos relacionados

Don Alberto Benavides en el Salón Nacional de la Fama de la Minería

Seguir leyendo
X

Ingrese sus datos aquí

X

Recuperar Contraseña

X

Recuperar Contraseña

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ha ocurrido un error al iniciar sesión

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra