Logo Minería
login

Inicie sesión aquí

CREATIVIDAD Y VERSATILIDAD AL SERVICIO DE LA INDUSTRIA MINERA

De los ingenieros de minas que han mostrado a lo largo de su vida profesional gran creatividad y versatilidad para enfrentar diferentes situaciones en las unidades mineras, es de destacar a don Julio Tamayo Alonso, Minero Notable, que en tiempos de incipiente desarrollo tecnológico supo resolver y sacar adelante con creatividad las operaciones donde se desempeñó.

Nació el 30 de junio de 1935 en la ciudad de Lima, de padres cusqueños, estudió la educación primaria y secundaria en el colegio La Salle, centro educativo particular fundado en 1926 por la congregación de los Hermanos de las Escuelas Cristianas de La Salle.

En 1953, ingresó a la entonces Escuela Nacional de Ingenieros y realizó sus primeras prácticas vacacionales en Compañía Minera Palca, en Puno, donde era superintendente el Ing. Fausto Zavaleta, y trabajó en un prospecto de exploración de plomo y plata a 5,000 metros de altura, época en la que se utilizaba la denominada plancheta para hacer labores topográficas de superficie.

“Yo ingresé a minas para ser científico, me interesaba la radioactividad y la ciencia. Y fue don Alejandro Freire, padre de un compañero de secundaria, profesor de escuela de ingenieros y funcionario del IPEN, quien me entusiasmó para estudiar ingeniería de minas. Sin embargo, una vez que viví en Palca, en las más duras condiciones, me gustó y me quedé para seguir esta carrera”, explicó.

Posteriormente, hizo prácticas en el Sindicato Minero Parcoy, lo que constituyó un gran cambio al pasar a un ambiente de ceja de selva, donde había una planta concentradora de 200 toneladas, con un molino de 8 pies de diámetro, que había sido llevada a mula hasta la zona. “Allí fui ayudante del topógrafo y del superintendente para fundir las barras de oro”.

En 1954, fue el tercer becario del Woman's Auxillary to the American Institute of Mining, Metallurgical, and Petroleum Engineers (Waaime), luego de Alberto Noriega y Hugo Corazao, y obtuvo un préstamo de honor para cimentar su educación superior, lo que permitió al país contar con uno de sus ingenieros más notables.

En 1955, practicó en la Compañía Minera Milpo, en Cerro de Pasco, y un año después en la Compañía Minera Atacocha, para después retornar a Parcoy.

Culminados sus estudios universitarios en 1957, fue a trabajar a la mina Julcani de Compañía de Minas Buenaventura, por invitación del Ing. Giraldes, donde pudo desarrollar su tesis.

“En Buenaventura estuve más de ocho años. Julcani fue algo muy especial porque había terminado mis estudios y, como era hábil en matemáticas, me encargaron hacer la cubicación de la mina, lo que normalmente realizaban los ingenieros más experimentados, y fue todo un reto que pude cumplir”, recordó.

Después llegó a ser encargado del departamento de Topografía, jefe de Guardia, jefe de Planta Concentradora, capitán de Minas y jefe de Sección Mina en Mimosa a cargo de los trabajos de exploración, desarrollo y explotación.

“Hubo una época que tuvimos un gran problema en Julcani, dado que no podíamos explotar el mineral, lo que generó una drástica reducción de la producción. Entonces, luego de una aguda reflexión noté que la cubicación estaba basada solo en labores horizontales y no teníamos ninguna vertical”, comentó.

Entonces, conversó con don Alberto Benavides a quien le explicó la situación, y se decidió hacer labores verticales y chimeneas. “En algunas galerías teníamos hasta 150 metros de mineral sin chimeneas, por lo que cambiamos el perfil de la operación y en seis meses ya estábamos otra vez ganando dinero”.

En 1960, siendo superintendente el Ing. Alfonso Barreda, la empresa decidió enviarlo a hacer estudios de posgrado en minería, ventilación y seguridad en la Montana School of Mines en Butte Montana en los Estados Unidos de Norteamérica.

Artículos relacionados

X

Ingrese sus datos aquí

X

Recuperar Contraseña

X

Recuperar Contraseña

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ha ocurrido un error al iniciar sesión

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra