X
Logo Minería
login

Inicie sesión aquí

CÍRCULO VIRTUOSO DEL AGUA PARA AREQUIPA

El agua cristalina del río Chili recorre hoy la campiña de Arequipa como fuente de vida y riego que beneficia a esa ciudad, dejando atrás los años en que se había convertido en un cauce muerto, debido a los vertimientos de cinco desagües que arrojaban un promedio de 1,600 litros por segundo de residuos fecales, domésticos e industriales, ente otros. “El cambio es increíble”, comentan los agricultores de la zona. Un cambio que ha sido generado por la inversión minera de Cerro Verde, que se ha sumado a la actividad agrícola para multiplicar el progreso para cientos de familias en la ciudad de Arequipa.

El rio Chili, cruza la Ciudad Blanca partiendo de las montañas en la cordillera de Los Andes, y en su recorrido abastece a la población, la agricultura, la ganadería, el comercio, la industria y la actividad minera. Además, irriga alrededor de 26,430 hectáreas de tierras de cultivo y provee de energía a través de seis centrales hidroeléctricas, como parte de su contribución fundamental al desarrollo de Arequipa.

Se estima que esta fuente de agua recibía descargas de hasta 35 fuentes diferentes, provenientes de la actividad industrial (3%), agrícola (32%) y doméstica (65%). Esto último implicaba el vertimiento de desagües de la ciudad en cinco puntos distintos, haciendo que sus aguas superaran largamente el millón NMP/100 ml de coliformes fecales, cuando el límite permitido es solamente de 3,000 NMP/100 ml, provocando continuos problemas de salud en la población.

En el año 2016, se inicia la recuperación del río Chili cuando Sociedad Minera Cerro Verde culmina una de sus más importantes ampliaciones de sus operaciones, que incluyó la construcción del Sistema de Tratamiento de Aguas Residuales La Enlozada, que actualmente trata unos 1,800 litros de desagües por segundo. 

De acuerdo con Pablo Alcázar, gerente de Asuntos Públicos y Comunicaciones de la compañía, Cerro Verde reúsa un metro cúbico de agua residual tratada por segundo para sus operaciones y el resto se devuelve al río Chili, en beneficio del agro, otras actividades económicas y, sobre todo, de la salud y bienestar de los arequipeños.

“Esta obra forma parte de una estrategia conjunta desarrollada entre la empresa privada, las autoridades y la población, que hemos denominado el Círculo Virtuoso del Agua, cuyo propósito final es asegurar la disponibilidad hídrica de la ciudad de Arequipa, ubicada en el desierto de Atacama, uno de los más áridos del mundo”, comenta. 

De esta forma, según el Informe Anual de Sostenibilidad 2019 de la empresa norteamericana Freeport-McMoRan, operador y propietario del 53.56% de la concesión de Cerro Verde, se utiliza 1m3 por segundo de las aguas tratadas, el resto se devuelve con mucha mayor calidad sanitaria al río Chili. Cabe señalar que el referido informe anual fue elaborado en base a la metodología del GlobalReporting Initiative (GRI), un estándar mundial que brinda a las organizaciones la oportunidad de comunicar su desempeño en forma transparente.

“Con inversiones significativas en la infraestructura hídrica local hemos logrado el abastecimiento de agua para el procesamiento de minerales en la mina, pero también en beneficio de nuestras comunidades locales”, apunta el reporte.

Por su parte, Juan Carlos Córdova, gerente general del Servicio de Agua Potable y Alcantarillado de Arequipa (Sedapar), resalta que generando acuerdos de este tipo se ha podido superar la dificultad para realizar obras hídricas de gran envergadura, constituyéndose así en un modelo a replicar en otras partes del país, donde existe inversión minera.

Es importante destacar que, durante los 30 meses que duró la edificación de este sistema de tratamiento, de agosto de 2013 a febrero 2016, se contrató a 1,600 trabajadores, de los cuales el 50% fueron de Arequipa. Por ejemplo, en el sistema de colectores se empleó a 600 personas y en el relleno de seguridad a otras 300.

Hoy, La Enlozada se ha convertido en una de las plantas más modernas de Sudamérica, contando con un tratamiento biológico y filtros de percolación, que han permitido después de más de 3 años, contribuir a la recuperación de las condiciones de vida para la flora y fauna del río Chili, mejorando la calidad ambiental del entorno. 

Uno de los impactos más importantes para la agricultura ha sido la mejora en la calidad del suelo de los predios de cultivos que eran regados antes con aguas del río contaminadas sin tratamiento y que ahora utilizan recursos hídricos de mejor calidad. Por ejemplo, en la actualidad una serie de sembríos de uva Thompson, palta Hass y el granado Wonderful, así como cultivos de sandía y calabaza, entre otros, se benefician con el riego de agua limpia y fresca.

Con este aporte, hoy es posible que varios productos tradicionales de Arequipa que crecen en la campiña y que se consumen en las mesas de todo el país, puedan mejorar su calidad, disminuir sus costos de producción y alcanzar mayores precios en su fase de comercialización. De esta manera, se facilita también el acceso a los mercados más exigentes, aumentando las posibilidades para su exportación. Prueba de ello, es que solamente entre 2016 y 2017, las agroexportaciones arequipeñas han tenido una variación positiva de 114%, según información del Banco Central de Reserva del Perú.

En el caso del ganado vacuno, antes se presentaban constantemente rasgos de infección debajo del hocico de los animales, síntoma típico de parasitosis, enfermedad que adquirían al comer alfalfa y pastos contaminados, muchos de ellos ubicados al borde del río Chili. El resultado de tener cabezas de ganado infectadas era la disminución en el peso de las vaquillas, terneros, vaquillonas y toretes. Ahora, el porcentaje de estos casos ha disminuido en un 50%, porcentaje que podría seguir disminuyendo debido a la incidencia de los programas agropecuarios que impulsa Cerro Verde para el sector ganadero.

En cuanto al tema de salud, por ejemplo, los casos de gastroenteritis y colitis en la población reportan una disminución del 17% en el distrito de La Joya, donde las aguas del río eran consumidas directamente. Asimismo, las enfermedades dérmicas y oculares también muestran un descenso alentador.

Otra de las actividades económicas sostenibles beneficiadas por La Enlozada, es el turismo.   Por ejemplo, la Mancomunidad Municipal Turística denominada “Los de la Chimba del Valle del Chili Arequipa”, que está conformada por las municipalidades de Uchumayo, Yanahuara, Sachaca, Cayma y Tiabaya, cuyos alcaldes promueven proyectos que impactan positivamente en la ciudad, atrayendo a más visitantes ahora que el entorno del río está recuperado.

Más que tratamiento

La Enlozada viene contribuyendo al desarrollo de Arequipa, pero su acción se complementa con el funcionamiento de represas y del Sistema de Agua Potable La Tomilla II, que también financió la empresa y que permite regular mejor los recursos hídricos del río Chili para su uso en las actividades productivas y obtener más agua potable en beneficio de la población; completando de esta manera, el Círculo Virtuoso del Agua que Cerro Verde ha promovido en la región.

“Sumado a ello, hemos invertido en mejorar la infraestructura de riego en los distritos arequipeños de Uchumayo, Tiabaya, La Joya, Yarabamba y Hunter, lo que incluye no solo el financiamiento de expedientes para obras de riego tecnificado en beneficio de más de 6,000 agricultores, sino la construcción de más de 70 kilómetros de canales de regadío, bocatomas, reservorios, entre otros”, detalla Pablo Alcázar.

Por otro lado, la empresa minera ofrece capacitación y asistencia técnica, con énfasis en la eficiencia en el cultivo y la calidad de los productos agrícolas, así como, en el fortalecimiento de la organización comunal, la promoción de la asociatividad y el impulso de cadenas productivas. 

“Son más de 1,500 agricultores capacitados trabajando en cerca de 1,900 hectáreas de cultivo. El modelo sostenible se materializa con los más de 200 promotores agropecuarios que hemos certificado y que hoy están al servicio de sus comunidades, transmitiendo lo aprendido e implementando réplicas de parcelas demostrativas exitosas”, destaca el representante de la compañía.

Asimismo, Alcázar manifiesta que Cerro Verde es pionera, dentro del sector minero, en la promoción y desarrollo de viveros sostenibles que están al servicio de toda la región Arequipa y que producen al año más de 170 mil árboles. 

“Lo producido en los viveros, que no tiene ningún ánimo de lucro, sirve tanto para impulsar acciones de forestación en la región como para apoyar los proyectos productivos que implementamos en nuestras áreas de influencia. En ese sentido, son más de 250 mil los árboles frutales destinados a proyectos agrícolas y más de 800 mil los donados para acciones de forestación”, puntualiza.

Además, añade que el vivero es también un espacio para la innovación y la investigación, siendo importante el cultivo de especies nativas para la conservación de la biodiversidad y el trabajo continuo que se realiza con escolares y universitarios de Arequipa.

“La promoción de la hidroponía, cultivos orgánicos y biohuertos completan un círculo de trabajo participativo con estudiantes y representantes de la sociedad civil. A la fecha, por ejemplo, son más de 45 mil alumnos los que han disfrutado de esta experiencia en los viveros”, afirma con orgullo.

Estas acciones responden a una estrategia articulada y planificada entre las autoridades de Arequipa, la sociedad civil y la empresa privada, que permiten el cumplimiento de seis de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidades, y que tienen el propósito de erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible hacia el 2030.

De manera detallada, podemos indicar que estas acciones garantizan la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento (ODS 6); aportan a conseguir que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles (OSD 11) y promueven una vida saludable y el bienestar para todos (ODS 3). Del mismo modo, fomentan el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente (ODS 8); coadyuvan a erradicar la pobreza en todas sus formas (OSD 1) y contribuyen en poner fin al hambre, conseguir la seguridad alimentaria y alcanzar una mejor nutrición, así como promover la agricultura sostenible (OSD 2). 

Arequipa cumplió este año 480 años de fundación y los que llegan para apreciar sus paisajes, su clima, su tradicional campiña y su insuperable gastronomía, coinciden en que junto a ello el mayor atractivo reside en sus habitantes, con cuyo desarrollo Cerro Verde está estrechamente vinculada a través de iniciativas para la integración del crecimiento económico, la protección del medio ambiente y el progreso social.

“Por ello, sentimos orgullo por contribuir al desarrollo regional y porque Arequipa sea una de las regiones que está liderando hoy el crecimiento minero del Perú, generando los recursos necesarios para brindar un beneficio real en las comunidades que nos rodean”, destaca Alcázar. 

Artículos relacionados

En esta edición: homenaje por los 100 años de don Alberto Benavides

Seguir leyendo

La agenda de competitividad y sostenibilidad ya está planteada

Seguir leyendo

Raúl Benavides: para mi padre el Instituto de Ingenieros de Minas siempre fue su casa

Seguir leyendo
X

Ingrese sus datos aquí

X

Recuperar Contraseña

X

Recuperar Contraseña

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ha ocurrido un error al iniciar sesión

Si tiene problemas para recuperar su contraseña contáctese con el Área de Servicio al Asociado al teléfono 313-4160 anexo 218 o al correo asociados@iimp.org.pe

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra

X

Ingrese sus datos y nos pondremos en
contacto para poder completar su compra